Desgaste dental y relación corporal

En la odontología moderna al evaluar la dentadura en su anatomía oclusal o la forma del área para masticar, se suelen observar desgastes o pérdida de la estructura. Por consecuencia se ve reflejado en que disminuya la altura o dimensión vertical a tal grado que observamos molares planos. Muchas veces los dientes superiores anteriores se ven alargados en relación a los inferiores o también pueden estar desgastados.



Estos desgastes los hemos atribuido al “stress” como la causa. Pero más allá de considerar únicamente como responsable al stress, algunos reportes exponen que existe una relación entre la mordida de los individuos y la postura del cuerpo.

Se atribuye, que la manera de morder de las personas es responsable de alterar el equilibrio corporal, y que cualquier alteración oclusal modifica la postura estática del cuerpo. Provocando disfunción o cambio en sus principales receptores como: el ojo, que lo evidencia, con una falta de convergencia. Además de que se produce hiperactividad o aumento en la función de los músculos del cuello, lo que favorece al bloqueo cervical y que altera de forma descendente de la postura general.

Hace 18 años La Lizard Company Italy; ideó un instrumento computarizado de precisión para medir las cargas posturales al suelo y la estabilidad del cuerpo (llamada Peana Posturométrica Lizard) según los conceptos fisiológicos de Kapandji fisioterapeuta francés aplica esta teoría con ese instrumento realizando tres pruebas básicas:

1.- Posición estática de pie, con ojos abiertos y boca sin morder (mide postura general).

2.- Posición estática de pie con ojos abiertos y boca en mordida habitual (mide la influencia del sistema de la masticación sobre la postura).

3.- Posición estática de pie con ojos cerrados y boca sin morder (mide el apoyo de pies puro).

Según esta teoría, siempre debemos pensar en la memoria muscular patológica del sistema masticatorio que se ha grabado en el sistema nervioso central, cuando consideremos reparar dientes o molares. Puesto que construir una mordida funcional en odontología es la llave del éxito para una rehabilitación bucal. Pero antes de ello debemos obtener todo el equilibrio corporal mencionado. Para lograr esto debemos desprogramar la situación patológica.
Se utiliza una férula de plástico o acrílico “guarda oclusal“ que actúa anulando la memoria de manera momentánea y permite rehabilitar la postura del cuerpo. Una vez que se obtiene el equilibrio postural global del cuerpo, se colocará una placa de plástico o acrílico imitando a los dientes y que suple la altura perdida. Esto para la reprogramación mandibular cuya función es buscar lo que denominamos en odontología “una relación céntrica” (en equilibrio corporal global).

Cuando el organismo está en equilibrio gasta menos energía y como consecuencia el paciente tendrá una mayor sensación de confort porque el tono muscular no es excesivo.

La odontología restauradora o rehabilitación implica volver a dar la forma y habilitar la función masticatoria en su conjunto corporal, por lo que el objetivo del odontólogo puede implicar atender la boca en general y diferir del paciente que sólo busca resolver de manera inmediata su problema como rellenar o tapar un hueco pero de acuerdo a esta teoría pensemos en que todo es por un equilibrio postural del organismo.



Tráfico Semanal

ANF

Get our newsletter