Detección del paciente con tendencia al sangrado

Existen 4 métodos mediante los cuales el Odontólogo puede detectar a los pacientes que pueden presentar problemas hemorrágicos.


La experiencia desarrollada en estos métodos determinará en que grado puede el Odontólogo proteger a ciertos pacientes del riesgo de un sangrado excesivo tras tratamiento dental quirúrgico.

Los 4 métodos son:
  1. Una buena Historia Clínica
  2. Exploración física
  3. Pruebas de laboratorio para detección selectiva
  4. Observación de excesiva hemorragia tras una intervención quirúrgica
Indudablemente una buena Historia Clínica es el mejor procedimiento para identificar a los pacientes con posibles trastornos hemorrágicos. Debe interrogarse sobre los 6 puntos siguientes:
  1. Presencia de problemas hemorrágicos en familiares
  2. Sangrado excesivo tras intervenciones quirúrgicas y extracciones dentales
  3. Sangrado excesivo tras traumatismos
  4. Empleo de fármacos para prevenir la coagulación o el dolor crónico (Heparina y/o Aspirina)
  5. Enfermedades pasadas y actuales (Hepatopatía, Obstrucción de las vías biliares, problemas de malabsorción, enfermedades infecciosas, trastornos genéticos de la coagulación, enfermedades inflamatorias crónicas, Insuficiencia Renal Crónica - IRC, Leucemia u otros tipos de cáncer)
  6. Aparición de hemorragias expontáneas
Hay que tomar en cuenta el consumo reciente de antibióticos de amplio espectro y el consumo de alcohol en exceso.

Hay que tomar también en cuenta si los pacientes están recibiendo tratamiento de Radioterapia o Quimioterapia por algún tipo de cáncer.

El odontólogo puede utilizar 5 pruebas de laboratorio distintas para detectar a los pacientes con problemas hemorrágicos. Estas pruebas son:
  1. El recuento plaquetario
  2. El TH (Ivy)
  3. El TTPA (Activado mediante la adición de un activador de contacto como el caolín)
  4. El TP (Activado por Tromboplastina Tisular)
  5. El TT (Activado por Trombina)
No se debe realizar ninguna intervención quirúrgica a un paciente que se sospecha presenta problemas hemorrágicos según la Historia Clínica y la exploración física.

Si es necesario, se debe remitir al paciente a un hematólogo para diagnóstico y tratamiento. Los pacientes en tratamiento médico por posibles alteraciones hemorrágicas no deben recibir asistencia dental hasta consultar con el médico del enfermo y tomar las medidas adecuadas para evitar un sangrado excesivo tras la intervención dental.


Fuente: Tratamiento Odontológico del paciente bajo tratamiento médico (edición 5, 1998)
de James W. Little

Tráfico Semanal

ANF

Get our newsletter