El Odontólogo en las Escuelas desde el punto de vista comercial

Cuando empiezan las clases escolares, unos contados dentistas toman la iniciativa de visitar escuelas para buscar convenios comerciales que permitan ampliar su cartera de pacientes.


Desde el punto de vista comercial la iniciativa puede ser buena, pero desde el punto de vista sanitario y publicitario no lo es tanto, esto debido a cierto errores de ejecución que muchos dentistas podemos cometer durante nuestras actividades dentro de las escuelas.

Cartera de pacientes renovable
Una escuela recibe en promedio 50 alumnos nuevos al año, eso quiere decir que son 50 familias nuevas en la escuela que abarcan unas 200 personas a las cuales tenemos la oportunidad de MEJORAR su salud bucal.

Estos nuevos alumnos en su mayoría son del nivel inicial y primario, dicho sea de paso, los niveles más importantes desde el punto de vista publicitario, si fidelizas a un niño a esa edad, tienes asegurada a casi toda la familia.

Importante: Involucrar a la escuela en la mejora de la salud bucal del niño
Este punto es vital, si las autoridades de las escuelas no creen importante la salud bucal del niño, ningún paso seguro podremos dar, el director, el coordinador y los profesores deben sentirse parte del cuidado de la salud bucal del niño, en caso contrario, los objetivos no se cumplirán.

Promover el cepillado después del recreo y las aplicaciones de flúor en las escuelas por parte del staff profesional deben ser primordiales.

Para ello es importante coordinar un plan de capacitación sobre Salud Bucal a los docentes y personal auxiliar de las escuelas, esto a parte de ser un beneficio para la salud bucal de los niños, lo es para el docente y su familia.

Participación del entorno familiar
Los padres de familia no deben estar ajenos a estos objetivos. Uno de los errores más graves que cometen los Odontólogos, es realizar charlas educativas sobre salud bucal a los niños y no a los padres de familia y/o tutores.

A esto además se suma la mala costumbre de regalar cepillos dentales y pastas dentales, tornando esta actividad en un interés puramente comercial, dejando de lado muchas veces el objetivo sanitario que es lo que termina fidelizando a los padres de familia.

Quien decide y toma las decisiones de asistir a una consulta o adquirir un artículo de higiene recomendado es el padre de familia, por lo tanto la charla educativa se debe dirigir sólo a ellos. Cómo un tema puramente publicitario y complementario, se puede organizar un evento infantil para crear conciencia a los niños sobre la importancia de su salud bucal.


Grupo Editor
Odontología Virtual
Informes y asesorías al info@odontologiavirtual.com

Tráfico Semanal