Laserterapia en odontología: Ventajas y Desventajas

El desarrollo de la tecnología láser es considerada uno de los grandes avances en el área médica y odontológica del siglo XX. Su aplicación posibilita un gran cambio reduciendo los tiempos quirúrgicos y de recuperación de los pacientes.

El nombre "Laser" es el acrónimo formado por las iniciales inglesas "Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation" (amplificación de luz por emisión estimulada de radiación).



Las investigaciones con láser en el área odontológica comenzaron en los primeros años de la década del 60, y desde entonces su uso potencial como "fresas" ha sido el sueño de pacientes y odontólogos, pues como se sabe, lo que más ansiedad genera en la consulta odontológica, es el instrumental rotatorio, que ha sido señalado como el componente más traumático en la terapia dental.

Aunque hasta hace pocos años los láser eran relativamente desconocidos en Odontología, su utilización en dicho campo se extendido rápidamente, convirtiéndose en la tecnología de punta en la odontología del siglo XXI.

¿En qué consiste el láser dental?

El láser dental es un rayo de luz altamente enfocado que literalmente vaporiza el tejido infectado. Viaja a través de fibra óptica. El odontólogo utiliza una pieza de mano parecida a la convencional (pero sin fresa), que dirige hacia la caries.

La acción del láser es selectiva y puntual. Tiene la capacidad de distinguir entre el tejido infectado y el tejido sano, lo que lo convierte en un mecanismo que permite preservar la mayor parte del diente, generando al mismo tiempo un efecto de alta desinfección en la zona donde se lo aplica.

Esta revolucionaria tecnología permite la eliminación del torno para el tratamiento de las caries, evitando los molestos ruidos, vibraciones, dolor, anestesia, pinchazos y permitiendo restauraciones estéticas mucho más duraderas.

Sus usos en Odontología

El láser tiene múltiples usos en el campo de la Odontología: se utiliza en cirugías de tejidos blandos, en tratamientos analgésicos, terapéuticos, antiinflamatorios, regenerativos y cicatrizantes.

Actualmente se le utiliza en blanqueamiento dental, prevención de caries, hipersensibilidad dentaria, caries incipientes y profundas, abscesos, fracturas coronarias de esmalte y dentina, tratamientos de conductos o canales, entre otros.

Ventajas de los tratamientos dentales con láser:

• Los tratamientos con láser son indoloros, permiten al dentista regular la potencia del láser, en caso de existir algún tipo de molestia.

• El láser produce un sonido casi imperceptible y ninguna vibración, contrario a la molesta y temida turbina.

• Permite proteger los tejidos sanos eliminando solo el tejido enfermo, por lo que mantiene el diente en la mejor condición posible.

• Se eliminan prácticamente “los pinchazos en la boca”, ya que no requiere de anestésicos inyectables. Solo menos del 2% de los pacientes podrían necesitarlos.

• El láser es el medio más eficaz para la desensibilización del “cuello” de los dientes. Con el uso del láser el paciente puede volver a disfrutar de la sensación de frío y caliente en segundos. Permitiendo una mejoría prolongada.

• El láser permite trabajar distintas zonas de la boca en la misma sesión. La mayoría de los casos pueden ser resueltos en una sola sesión, con lo que se evita al paciente tener que hacer varias visitas al odontólogo para resolver su problema.

• Permite al paciente volver a sus actividades normales sin adormecimiento de la boca y la cara, sin tener que morder una gasa o llevar un hilo de sutura.

• Acorta los tratamientos de conducto o de canales. Este tratamiento que suele ser largo y doloroso con la tecnología convencional, se puede resolver en muchos casos en una sola sesión con tecnología láser.

• En las cirugías de tejidos blandos con láser, hay menos sangrado y no se requieren puntos de sutura.

Desventajas del láser en tratamientos odontológicos

Como cualquier otra técnica, el láser también tiene desventajas y dificultades, como las siguientes:

• El láser no es muy apto para remover materiales previamente colocados en los dientes. Las amalgamas removidas con láser liberan mercurio, que es tóxico para el organismo.

• Las coronas, carillas y otros, que requieren preparaciones especiales con paredes rectas, no pueden ser logradas con láser.

• Los equipos láser son bastante costosos, por lo que la mayoría de los odontólogos no están en la capacidad de adquirirlos.

• Encarecen los tratamientos odontológicos debido al alto costo de los equipos.

Fuente: salud.com


Tráfico Semanal