Leucoplasia Parte I - Causas y Diagnóstico

La leucoplasia se define como una mancha o placa de color blanco, que asienta sobre la mucosa bucal, que no puede ser raspada o desprendida ni ser atribuida clínica o patológicamente a ninguna otra enfermedad. La trascendencia de esta lesión estriba en su relativamente alta incidencia y de que es considerada como una lesión pre cancerosa que, en un 5% de los casos, evoluciona a un carcinoma epidermoide.


ASPECTOS CLINICOS

Las leucoplasias pueden ser observadas bajo tres aspectos clínicos fundamentales:

LEUCOPLASIA MACULOSA (grado I), caracterizada por una mancha (cambio de coloración sin relieve) de color blanco homogéneo con una delimitación precisa, en casi todo su contorno y solo difusa en algunos sectores, a veces con una superficie que pareciera dispuesta en mosaico, la lesión es indolora y presenta cierta dureza superficial a la palpación.

LECOPLASIA QUERATOTICA (grado II), que muestra como lesión elemental una queratosis, es decir, lesiones blancas elevadas con cuerpo, debido a un engrosamiento marcado del epitelio, a veces se combina con el grado I. El aspecto es seco, por falta del leucoedema. Alrededor de la misma suele verse un eritema, llamado halo congestivo

LEUCOPLASIA VERRUGOSA (grado III), se presenta como una lesión de superficie irregular, blanquecina, verrugosa.

Otro tipo de leucoplasia es la llamada moteada, de ubicación preferentemente retrocomisural, caracterizada por manchas blancas sobre una base eritematosa.

ETIOPATOGENIA

Existen leucoplasias primitivas y secundarias. Estas últimas son consecuencia de la involución de lesiones de moniliasis, liquen y pénfigos pre-existentes. Las leucopasis primitivas son originadas por causas de orden general y local, dentro de las causas generales se mencionan hipo vitaminosis A y B, hipercolesterolemia, sífilis, alteraciones hormonales, carencias alimenticias, alcoholismo.

CAUSAS LOCALES

Habito de fumar: es el factor irritativo local mas importante en la producción de una leucoplasia, la mayor o menor incidencia de la leucoplasia está en relación con la cantidad y calidad del tabaco fumado, la forma de fumar. El hábito de fumar produce leucoplasia por diversos factores; de orden químico, a través de los productos volátiles originados por los productos del tabaco, el calor de la combustión actúa como factor físico irritativo, también la acción mecánica que se produce en el sitio del apoyo del cigarrillo, pipa o boquilla.

La zona retrocomisural en los fumadores de cigarrillo, es donde asienta preferentemente la leucoplasia por tratarse del paso obligado del humo que eliminan. En esos casos la leucoplasia es bilateral y simétrica. Existen ciertas modalidades que condicionan localizaciones especiales de la leucoplasia, por ejemplo entre los que retienen el humo debajo de la lengua antes de expelerlo es más frecuente la leucoplasia en el piso de boca.

Traumatismos: Los traumatismos vinculados a la acción de los dientes o prótesis pueden determinar lesiones leucoplasicas en terrenos predispuestos, también los traumatismos profesionales pueden provocar leucoplasias, los músicos que tocan instrumentos de viento tienen con gran frecuencia leucoplasia en el vestíbulo bucal, cerca del surco. Los zapateros y tapiceros pueden desarrollar leucoplasia por la costumbre de mantener clavos en el interior de la boca mientras trabajan.

Irritaciones físicas Radiaciones, calor, galvanismo.

INCIDENCIA

EDAD La edad mas frecuente de aparición según diversos autores es entre los 40 y 70 años.
SEXO: Los hombres resultan en alta proporción los mas afectados.
RAZA: La leucoplasia es mas frecuente en personas de raza blanca.
LOCALIZACION: La leucoplasia puede localizarse en cualquier parte de la mucosa y semimucosa bucal. Tiene mucho que ver con la localización el agente irritativo local que la provoca y el terreno. La mucosa yugal en su mitad anterior es el sitio de máxima frecuencia de la leucoplasia, le sigue el labio y después la lengua.

DIAGNOSTICO

Para el diagnostico debe asociarse lo clínico a lo histológico. El diagnóstico provisional se basa en el estudio clínico de la lesión. Los criterios clínicos incluyen la apariencia (típicas manchas blancas o queratosis), consistencia al tacto y localización de la lesión (mucosa yugal, lengua, labios, etc.). La palpación meticulosa de la lesión deberá descartar la presencia de induración o dolor a la compresión de los tejidos, lo que estaría más en consonancia con una lesión maligna.

Dentro de la valoración clínica es importante identificar los posibles factores causales, pudiendo catalogar la leucoplasia como idiopática, asociada al tabaco o relacionada con un agente traumático. En este último caso, si en un plazo de 2 a 4 semanas tras la eliminación del agente irritativo no desaparece la lesión se considerará el diagnóstico clínico de leucoplasia.Pero para diagnosticarla con certeza, asi como para conocer sus complicaciones o transformaciones malignas incipientes, es preciso recurrir al estudio histológico respectivo.

DIAGNOSTICO DIFERENCIAL

Desde el punto de vista clínico, el diagnóstico de leucoplasia se lleva a cabo por exclusión de otras enfermedades que producen lesiones parecidas.

Si la lesión mucosa se localiza en las mucosas de ambas mejillas deberá establecerse el diagnóstico diferencial con el liquen plano, la candiasis retrocomisural y el lupus eritematoso. El diagnóstico final se determinará mediante la biopsia. Clínicamente podemos guiarnos en el caso del liquen al encontrar otra lesión en otro sector de la mucosa, el lupus presenta atrofia epidérmica.

En la papilomatosis oral florida la superficie de la lesión puede ser también irregular por la hipertrofia de las pailas del corion, pero el epitelio mucoso, presenta un acentuado leucoedema de los estratos epiteliales superiores.

El leucoedema clínicamente se ve húmedo, no como la leucoplasia que tiene un aspecto seco, histológicamente no hay queratinización y las células espinosas son vacuoladas.

En el caso de lesiones blancas hereditarias como el nevo esponjoso blanco, la historia familiar y las histología permite diferenciarlas de la leucoplasia.

Los carcinomas incipientes o infiltrantes con su infiltración en la base o su borde indurado, permiten establecer con facilidad el diagnostico clínico de leucoplasia en transformación epiteliomatosa, de todas maneras se debe recurrir siempre al estudio histológico.

Fuente: zonabucal.com

Tráfico Semanal

ANF

Get our newsletter