Universidad busca alternativa para diagnosticar fluorosis dental

Investigadores de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa (UAM-I), desarrollan un método poco convencional que permitirá un diagnóstico oportuno de la enfermedad conocida como fluorosis dental, la cual se da en edades tempranas por el consumo excesivo de refrescos, sal de mesa y algunos otros alimentos.


Con esta alternativa, los expertos buscan aminorar afecciones provocadas por el abuso en el consumo de fluoruro durante la formación de los dientes, y que pueden conducir a los pacientes a la pérdida dentaria, limitación funcional e impacto estético o psicológico.

Al respecto, el titular del proyecto e investigador de esta casa de estudios, Michel Picquart, comentó que la fluorosis dental es un defecto en la formación del esmalte por las altas concentraciones de flúor a lo largo de los periodos de desarrollo del diente.

El experto explicó que es durante la etapa de la amelogénesis, periodo cuando se forma cabalmente el esmalte, el cual queda afectado e hipomineralizado —pérdida de minerales—, creándose en él sustancias disueltas y dejando una apariencia blanca opaca y con manchas de color amarillo o café oscuro.

Picquart señaló que algunos de los dientes permanentes como los centrales superiores e inferiores y primeros molares inician su formación en útero y se completa el desarrollo de su corona alrededor de los seis años, de manera que esta etapa es crítica en la formación de la fluorosis dental.

El especialista del Departamento de Física de la UAM-I dijo que el problema lleva a extraer la pieza dental y sustituirla por una artificial.

Sin embargo, ante la necesidad de caracterizar la fluorosis dental, el proyecto plantea utilizar el método de espectroscopia, mejor conocido como dispersión Raman, para avizorar los cambios vistos en la microestructura en los tejidos dentarios.

“Esta alternativa puede apoyar en la detección de los cambios relacionados con la mineralización y micromorfologia del esmalte y, por tanto, llegar a una tipificación más exacta de dicha enfermedad”, expuso Picquart.

Además, logrará una mejor determinación de las alteraciones que se producen a nivel de la microestructura del esmalte, la dentina y el cemento dentario en la fluorosis dental.

La técnica —destacó el doctor Picquart— no es invasiva y por lo tanto la muestra no necesita preparación alguna. Y aunque agregó que trabajan con dientes extraídos, el método podría usarse con un Raman portátil equipado de una fibra óptica y aplicarse de manera directa en la boca del paciente.

Las fuentes de fluoruros están presentes en bebidas azucaradas, sal de mesa y algunos otros alimentos, pero sobre todo en las pastas dentales, enjuagues bucales y geles dentales. Por ello, se recomienda elegir los productos que contengan niveles bajos de fluoruro.

Cabe mencionar que la fluorosis dental, en México, perjudica a varios municipios de por lo menos cinco estados y otras zonas de 10 demarcaciones ha sido suprimidas del Programa de Fluoración de la Sal, dirigido por la Secretaría de Salud, porque prevalece una crisis endémica.

Fuente: informador.com.mx

Tráfico Semanal

ANF

Get our newsletter