Venezuela: El 97% de los niños tiene mala posición de los dientes

De acuerdo al diagnóstico del doctor Francisco Bechara Castellanos, la salud bucal del venezolano es muy mala, porque no se avanza en la restitución del órgano perdido.


Al profesional de la odontología le será conferido este año la máxima distinción de salud que le otorgará la Organización para la Capacitación e Investigación Médica (IOCIM), por ser el único venezolano seleccionado como el mejor profesional dentro de su especialidad durante los años 2011-2012.

En diálogo ameno con El Carabobeño para el Foro de los Lunes, reveló que cuando fue presidente del Colegio de Odontólogos de Venezuela le planteó a las autoridades sanitarias su inquietud de que con la ayuda del Gobierno se pudiera tratar a las personas de los estratos “D” y “E” que tienen implantes colocarles una dentadura completa.

Precisó que los niños tienen además de las caries un problema gravísimo como es la malformación de los dientes. “El 97% de los niños tienen mala posición de los dientes porque están acostumbrados a comer alimentos muy suaves, y no utilizan los molares ni los laterales”. Recomendó que en vez de estar utilizando tanta medicina odontológica curativa, se debe hacer prevención, entre ellos hacerle a los niños unos aparaticos, someterlos a un tratamiento de ortodoncia para que mejoren así su calidad de vida.

Allí es donde uno observa la diferencia entre países ricos y pobres. Las naciones pudientes tienen una mejor calidad de vida en salud y educación.

El especialista parafraseó lo que decía el filósofo alemán Engels: “primero hay que darle de comer al individuo antes de enseñarlo a leer, hay que darle educación, y luego sacas de él el producto que tú quieras, si es el caso de ser dirigido.

Me opongo rotundamente de que el hombre sea convertido en el lobo del propio hombre y eso no puede ser, y eso significa que tenemos personas que nos están dirigiendo, para algunos puede ser una dirección adecuada, ellos quieren recuperar los valores que en el mundo se fueron perdiendo. Debemos tener claro que es lo que estamos haciendo”.

Criticó duramente la actuación del actual gobierno que ha despilfarrado cuantiosas sumas de dinero, al considerar que debió ser utilizado para la formación académica de los venezolanos, para el mejoramiento de los centros de salud del país “ya con esos logros podremos decir que la democracia está avanzando, no se puede obligar al hombre a que piense como otra persona”.

Células madre

A juicio del doctor Bechara, la odontología en los últimos veinte años ha tenido grandes avances que ha ayudado a la medicina, y en estos momentos están trabajando con las células madre, especialmente en dientes temporarios.

“Una vez que se afloja el diente hay una materia viva allí que produce células meziquimatosas que son importantes para el tratamiento de muchas afecciones y abrigar la esperanza a hígado, riñón, algunos órganos para que ellos puedan reconstituir cualquier signo que está dañado dentro de su órgano”.

Dijo que estos avances se están haciendo desde el campo de la odontología, pero criticó la actitud gubernamental que no le asigna a las universidades, a los institutos tecnológicos para que desarrollen esta área, mientras tanto los científicos tienen que tomar las muestras en otros países, entre ellas Costa Rica o México para que hagan las siembras de células madre.

En su comentario, refirió el científico, que cuando se habla de Venezuela como potencia no debe referirse a la “potencia militarista”, sino desde el ámbito educativo, tecnológico.

Fue tajante al manifestar que “aquí en nuestro país se hacen transplantes de corazón, riñón, hígado y esos hechos no se dan a conocer porque pareciera que la gente lo hace y queda como un oscurantismo. No entiendo por qué no sale a la luz pública lo que somos”.

Bechara comentó que desgraciadamente la ciencia, la tecnología y la medicina son muy costosas para desarrollarse.

Otro de los avances a los cuales hizo referencia el doctor Bechara, fue los “neurotransmisores” que son los aminoácidos y hormonas que conduce todo el impulso nervioso referido al crecimiento intelectual.

También habló durante la entrevista de la “felicidad intelectual” y comentó que cuando uno se siente tranquilo en un sitio la persona comienza a producir serotonina o conocida como las “drogas del bienestar”, son las precursoras de lo que puede ocurrir en el individuo y puede dar lo mejor de sí cuando ese cerebro verdaderamente funcione adecuadamente.

Destacó el científico que la mujer ha dosificado mejor la inteligencia que el hombre. Las féminas están en mejor capacidad de producir.

Paralelo a su ejercicio profesional se ha dedicado a la docencia y a dictar cursos en casi toda la América, en materias que tiene que ver con la microbiología, los neurotransmisores. “He estudiado muchísimo las reacciones que hace que el individuo responda de una manera a veces adversa, pero una de mis preocupaciones es que esas reacciones sean positivas para que tenga una calidad de vida”.

Zaida D. Arias Molina | zarias@el-carabobeno.com

Tráfico Semanal

ANF

Get our newsletter