España: La Universidad de Salamanca busca mejorar tratamientos dentales con tecnología láser

Los investigadores prueban el láser de femtosegundo aplicado a la adherencia de los brackets sobre el esmalte en ortodoncia y de los empastes sobre la dentina.

La Clínica Odontológica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Salamanca investiga cómo mejorar los tratamientos dentales con tecnología láser. En ortodoncia, los especialistas estudian la capacidad del láser de femtosegundo de la Facultad de Ciencias para mejorar la adhesión de los brackets sobre el esmalte; mientras que en odontología conservadora el objetivo es similar, fijar los empastes en la dentina, la parte interna del diente.




Tradicionalmente, para conseguir una buena adhesión en estos tratamientos dentales, se emplea primero un agente acondicionador, después un adhesivo y finalmente un cemento, que suele ser composite de resina. La utilización del láser de femtosegundo podría sustituir el primer paso. Los resultados de algunos experimentos ya se han publicado en varios artículos de la revista científica ‘Lasers in Medical Science’ porque estos trabajos son “punteros y absolutamente novedosos”, afirma en declaraciones a DiCYT Alberto Albaladejo, profesor de la Clínica Odontológica y principal responsable de estos ensayos.

En el caso de la adhesión a esmalte, el acondicionador más empleado en las consultas de los dentistas es el ácido ortofosfórico, que aporta una correcta adhesión al bracket o al empaste. Sin embargo, con su uso también aparecen descalcificaciones en la superficie del diente que pueden facilitar la aparición de nuevas caries. Son diminutas grietas que a largo plazo podrían dejar penetrar a las bacterias. Por el contrario, con el láser la adhesión es igual de buena y la ventaja es que “no produce daños mecánicos y minimiza los daños términos”, explica María Cruz Lorenzo Luengo, que está realizando su tesis sobre esta cuestión, dirigida por Alberto Albaladejo y codirigida por el físico Pablo Moreno, que trabaja con el láser de femtosegundo de la Facultad de Ciencias.

Además, esta tecnología ofrece decenas de parámetros que aún se pueden ir ajustando, de manera que los científicos creen que los resultados pueden ser aún mejores. “Hasta ahora se había investigado y utilizado otro láser, el Erbium, sin obtener resultados muy esperanzadores, ya que, aunque solventaba el problema de la descalcificación, no igualaba la eficacia adhesiva del ácido ortofosfórico”, señala Albaladejo.

Por el contrario, para la adhesión a dentina, la parte interior del diente, los resultados no son tan positivos. En este caso, la investigadora María Portillo desarrolla otra tesis con los mismos directores y ha comprobado que la adhesión que logra el láser de femtosegundo no es tan buena como la del ácido. “En dentina no parece que funcione bien ningún láser, la dentina tiene un mayor componente orgánico y más agua que el esmalte y ahí puede estar la diferencia”, afirma la experta. “Tenemos la hipótesis de que el problema radica en las fibras de colágeno que posee la dentina, que quedan desestructuradas al aplicar el láser, impidiendo la correcta adhesión sobre este sustrato”, aporta el profesor.

En cualquier caso, el daño mecánico y el daño térmico sobre el diente también queda minimizado, de manera que si los científicos consiguen ajustar los parámetros para lograr una adherencia más satisfactoria, es probable que también se pueda utilizar esta técnica para mejorar la adhesión de los empastes a la dentina.

Trabajo en laboratorio

La clave para perfeccionar la acción del láser puede estar en la energía. El láser de femtosegundo se caracteriza por sus pulsos cortos, ya que un femtosegundo es la milbillonésima parte de un segundo (es decir, un segundo son mil billones de femtosegundos) y gracias a estas extraordinarias cualidades se puede emplear en trabajos tan insospechados como la odontología. Ajustar todas sus posibilidades hasta optimizarlo para el trabajo que se desea es el gran reto. “Continuamos con la línea de investigación de adhesión a dentina intentando modificar los diferentes parámetros con el fin de mejorar los resultados y hemos empezado por el que creemos que puede ser más decisivo, la energía”, apunta Albaladejo.

Por el momento, estos trabajos son estudios de laboratorio. El láser de femtosegundo aún no es un láser comercial y manejable, sino que ocupa un gran espacio en los laboratorios de experimentación, así que estas investigaciones no tendrán una aplicación inmediata. Sin embargo, los científicos confían en la evolución de la tecnología para que los resultados de estas investigaciones se trasladen en un futuro a las prácticas habituales de las clínicas odontológicas.

Fuente: DICYT

Tráfico Semanal

ANF

Get our newsletter