Primera vez en Israel, tratamiento para niños pequeños que sufren de displasia ectodérmica

La displasia ectodérmica es una enfermedad rara, genética de baja incidencia, pero compleja que afecta a los tejidos originarios de la capa superior de la piel, llamada ectodermo. La enfermedad se caracteriza por la falta de dientes, uñas, glándulas sudoríparas, o pelo fino. También puede afectar otras áreas del cuerpo. Dos niños de 5 y 6 años de edad, que no tenian dientes, ahora son capaces de hablar, masticar alimentos sólidos y sonreír con la ayuda de implantes dentales. Por primera vez en Israel, un esfuerzo conjunto del Departamento de Odontología Pediátrica del Departamento de Cirugía Oral y Maxilofacial, y el Centro de Rehabilitación Maxilofacial en la Universidad Hebrea – Hadassah (Escuela de Medicina Dental) desarrollaron implantes dentales para los pequeños niños que carecían de dientes como un resultado de displasia ectodérmica.






Este es un tratamiento que está disponible en muy pocos centros médicos en el mundo.

Hasta ahora, los tratamientos aceptados, para una persona que sufre de displasia ectodérmica eran métodos de rehabilitación convencionales. Los médicos prefieren esperar hasta que los niños crezcan, y estén psicológicamente maduros así como sus tejidos y los huesos se tornan más estables.

Esto no siempre responde a las necesidades más básicas de los pequeños, tanto fisiológicas como psicológicas que representan una necesidad urgente de una solución rápida para fijar sus rasgos faciales, para que puedan encajar en la escuela y lograr la funcionalidad de hablar y masticar óptima.

El nuevo proceso de rehabilitación fue realizado por un equipo multidisciplinario, formado por médicos de una serie de departamentos en Hadassah. Este equipo especial se convirtió en un ambiente propicio y alentador para los dos niños mientras estaban sometidos a este largo proceso de rehabilitación.

Después de un chequeo, evaluación radiográfica clínica completa para determinar la ubicación y el tamaño de los implantes, y una reunión con el profesor Joseph Shapira, Jefe del Departamento de Odontología Pediátrica y los residentes del departamento, Doctor Keren Rom y el Doctor Gal Walenstein-Sela, el procedimiento estaba listo para comenzar.

Los implantes dentales se ajustaron para cada uno de los dos chicos y luego fueron insertados en sus mandíbulas. Estos procedimientos fueron realizados por el Profesor Rephael Zeltser, Jefe del Departamento de Cirugía Oral y Maxilofacial.

Tras el período de espera requerido, las prótesis sobre implantes de apoyo fueron ajustadss por el Doctor Eyal Terzi, Director del Centro de Rehabilitación Oral y Maxilofacial.

El período de adaptación a los implantes es generalmente largo. Dentaduras apropiadas sobre los implantes a las que tienen que acostumbrarse representan un enorme desafío, que requiere un trabajo continuo y paciencia hasta que se adquieren los resultados estéticos y funcionales deseados.

Mejoras sustanciales de los niños en su aspecto, capacidad de respuesta a la comida e marca interacción social dan una clara señal de un gran éxito en este proceso de rehabilitación.

“Este es un hito importante para las personas con displasia ectodérmica”, dice el Profesor Shapira. “Los niños que sufren de la enfermedad no tendrán que esperar hasta que son mayores para tratarse. Con el nuevo tratamiento pueden lograr una mejor funcionalidad y una estética agradable mucho más rápido”.

Fuente: cciu.org.uy



Tráfico Semanal

ANF

Get our newsletter