República Dominicana: Miles de sonrisas como regalo

En los últimos 20 años, la Unphu y la Fundación Niños que Ríen han practicado cirugías para corregir el labio leporino en 3,000 niños, niñas y adolescentes mocanos.

Alrededor de 3,000 niños y adolescentes que nacieron con fisura de labio y paladar lucen hoy un rostro normal gracias a los operativos que en los últimos 20 años ha realizado la Escuela de Odontología de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (Unphu) en Moca, conjuntamente con la Fundación Niños que Ríen.





Este es uno de los programas de labor social que realiza la Escuela de Odontología de la Unphu con el propósito de involucrar a sus estudiantes con la comunidad, resaltó su rector, Miguel Fiallo.

Las jornadas se efectúan en esa ciudad por la alta tasa de niños que nacen cada año con labio leporino y paladar hendido. La coordinación está a cargo de Rogelio Cordero, director de la Escuela de Odontología de la Unphu, quien sumó a esta iniciativa la Universidad Central de Venezuela y la de Puerto Rico. Los operativos se hacen dos veces al año (mayo y diciembre).

Las cirugías son totalmente gratis y los pacientes que necesitan más de una intervención para restaurar sus labios y paladar no pagan nada adicional.

En cada jornada se operan entre 50 y 60 niños que requieren diferentes procedimientos, no solamente de la provincia Espaillat, sino de diferentes puntos del país. Las cirugías se ejecutan en el hospital Toribio Bencosme de Moca, que pone a su disposición tres quirófanos y todas las facilidades.

Cordero resaltó que los médicos que participan en los operativos, aparte de que no cobran un centavo, llevan todo su instrumental, como una forma de colaborar con tantas familias pobres que no tienen recursos para llevar a sus hijos a un centro privado para que les corrijan sus deformaciones congénitas.

Seguimiento
La mayoría de los pacientes que tienen esas afecciones son de escasos recursos y no pueden trasladarse a la capital, que es donde los grupos extranjeros que vienen al país realizan estos procedimientos.

“Les damos seguimiento a los pacientes, por lo que cualquier complicación que se les presenta la resolvemos a tiempo”, señaló Cordero, quien indicó que este aspecto es el que los diferencia de los grupos de cirujanos extranjeros que realizan este tipo de operativos en el país, que, aunque hacen buena labor, tienen la desventaja de que no se pueden quedar a dar seguimiento a los pacientes.

La Fundación Niños que Ríen, que dirige Jacobo Espejo, ofrece todo el apoyo a los pacientes y a sus familiares, además de que cuenta con foniatras que ayudan a que los niños una vez son operados pronuncien bien las palabras. También ofrecen tratamientos de odontopediatría.

Investigación
Alianza entre universidades
Se desconocen las causas por las cuales en Moca nacen tantos niños con estas malformaciones congénitas, pero la Unphu está en un proceso de investigación, conjuntamente con la Universidad Nacional de Colombia, para determinar las razones.

“Nuestra universidad ha decidido llevar esa investigación de la mano con la Universidad de Colombia, para ver qué sucede en la zona, aunque por los datos que tenemos parece que la consanguinidad puede ser un factor”, explicó Rogelio Cordero.

La Fundación ha entrenado a odontólogos de Moca para que a los niños que nazcan con fisura palatina les tomen una impresión para ir moldeando los maxilares y no se salgan de proporción.

“Eso lo hacemos al día siguiente de haber nacido o en la primera semana, y esa placa ortopédica se le va cambiando periódicamente”, agregó Cordero.




Tráfico Semanal

ANF

Get our newsletter