Enfermedades virales y sus manifestaciones orales

Herpes

Es una enfermedad infecciosa aguda probablemente la más común de las virosis en el hombre. Hay dos tipos inmunológicamente diferentes de virus herpes simplex (HSV): el tipo 1 que afecta la cara, labios, mucosa oral y piel de la parte superior del cuerpo. El tipo 2 afecta a los genitales y la piel de la parte inferior del cuerpo. Otros virus que pertenecen a este grupo son: el varicela-zoster, Epstein-Barr, y citomegalovirus. El HSV tipo 1 produce en el hombre dos tipos enfermedades:





a) Gingivoestomatitis herpética primaria (GHP)

Esta afecta principalmente a niños y adultos jóvenes. Raramente ocurre antes de los seis meses de vida por la presencia de anticuerpos protectores maternos. Esta infección primaria se manifiesta clínicamente sólo en el 1% de los casos. Se caracteriza por fiebre, irritabilidad, dolor de cabeza, aumento de volúmen y sensibilidad de los ganglios regionales. En pocos días la mucosa oral puede presentar lesiones dolorosas y las encías edematosas y también dolorosas. Rápidamente se desarrollan vesículas que involucran las áreas queratinizadas y no queratinizadas de la mucosa oral. 

Por la fisiología propia de la boca, éstas son de duración efímera. Al romperse forman úlceras dolorosas, cubiertas por una membrana de fibrina y rodeadas de un halo eritematoso. Estas úlceras varían entre 2 a 8 mm. y curan dentro de 7 a 14 días sin dejar cicatriz. Actualmente se ha establecido que el HSV no permanece latente en el sitio de la infección original sino que alcanza el ganglio nervioso regional a traves de las fibras nerviosas. Aquí el DNA viral es incorporado al genoma del huésped de esta manera no puede ser alcanzado por anticuerpos o linfocitos y permanece indefinidamente.

Histológicamente encontramos una vesícula intraepitelial, las células escamosas muestran "degeneración en balón" y cuerpos de inclusión de Lipschutz. El conectivo subyacente está infiltrado por células inflamatorias. Al romperse las vesículas la superficie ulcerada se cubre de un exudado a base de fibrina, PMNN y células degeneradas.

b) Herpes labial recurrente o secundario Se observa principalmente en adultos y representa una forma atenuada de la infección primaria. La recurrencia está asociada a factores precipitantes como: trauma, fatiga, luz solar, fiebre, menstruación, embarazo, infección del tracto respiratorio alto, stress, alergia y disturbios gastroinstestinales. El mecanismo por el cual estos factores provocan la lesión se desconoce. Los virus reactivados "viajan" a traves de las fibras nerviosas a la piel y mucosas probablemente necrosando células epiteliales e induciéndo una respuesta inflamatoria característica. Esta infección tiene una amplia variedad de intervalos de recurrencia que va de una vez al mes a una vez o más al año.

Generalmente las lesiones son precedidas por una sensación de prurito, quemadura, tirantez o hinchazón en el sitio donde se desarrollará. Las vesículas son pequeñas (un mm de diámetero), y se localizan agrupadas en la piel de los labios y el límite mucocutáneo. Al coalescer forman grandes lesiones. Al romperse las vesículas dejan una úlcera rodeada de un pequeño halo eritematoso que se cubre de una costra café. El dolor es variable. Intraoralmente podemos encontrar lesiones herpéticas recurrentes, especialmente en la mucosa queratinizada (paladar duro, encía y reborde alveolar). Las lesiones curan dentro de 7 a 10 días sin dejar cicatriz. El diagnóstico de herpes se basa en la historia y cuadro clínico. Es importante realizar el diagnóstico diferencial entre la forma primaria de herpes y la estomatitis herpetiforme, entre la forma recurrente intraoral de herpes y el afta menor.

Herpes Zoster

Es una infección aguda e incapacitante que se caracteriza por inflamación de la raíz dorsal ganglionar o los ganglios de los nervios craneales, junto con una erupción vesicular de la piel o membranas mucosas en las áreas inervadas por la rama afectada. El virus varicela zoster es el mismo de la varicela. El herpes zoster es la forma recurrente de una infección primaria de varicela. Esta afirmación se basa en la similitud en los cuerpos de inclusión en ambas entidades y el hecho de que el herpes zoster ocurre esporádicamente y no estacionalmente. Es más común en la vida adulta y rara vez se presenta en niños. Principalmente pueden ser afectados pacientes con cáncer (linfomas) los cuales presentan infecciones a repetición ya sea localizadas o diseminadas. 

Usualmente comienza con malestar, dolor neurálgico pre-eruptivo en la zona de inervación de la rama, generelmente unilateral. A lo largo del nervio correspondiente se desarrollan papulas y luego vesículas que al romperse dejan úlceras que curan rápidamente. Existen factores precipitantes de la lesión: trauma, tumor asociado al ganglio afectado, radiación local, terapia inmunosupresiva, etc. Intraoralmente lesiones extremadamente dolorosas en relación a una rama del V par craneal, y puede involucrar mucosa oral, lengua, úvula, faringe, y laringe, respetando la línea media. Las vesículas al romperse dejan áreas de erosión. Un aspecto típico y diagnóstico es la unilateralidad de las lesiones.

Varicela

Es una enfermedad viral aguda, usualmente se presenta en niños en los meses de invierno y primavera. El virus causal es el varicela-herpes-zoster, el mismo que causa el herpes zoster. Se transmite a través del contacto directo o gotitas de saliva. Comienza con dolor de cabeza, nasofaringitis y anorexia a la que sigue una erupción maculo papular del tronco y extermidades. Las vesículas al romperse se cubren de una costra que cicatriza por descamación. La mucosa oral se afecta ocasionalmente en la lengua, encía paladar, y faringe por lesiones vesículosas. Estas lesiones vesículosas se rodean de un halo eritematoso y son de efímera duración, que al romperse dejan una úlcera muy parecida al afta pero menos dolorosa. Los enfermos de leucemia pueden sufrir ataques graves de varicela prolongados y mortales. El diagnóstico se basa en el cuadro clínico, demostración del virus por microscopio electrónico, aislamiento por cultivo o verificación de anticuerpos fijadores de complemento.

Herpangina

Es una enfermedad viral producida por el virus coxsackie A 12 y otros enterovirus. Es más común en niños menores de 10 años en los meses de verano. Sus manifestaciones son leves y de corta duración. Es de comienzo brusco y con poca fiebre, dolor de cabeza, algunas veces vómito, postración y dolor abdominal. Conjuntamente aparecen lesiones pequeñas (1 a 2 mn), papulovesiculares, discretas y grisáceas sobre una base eritematosa que evolucionan a úlceras mayores. Afecta principalmente a los pilares anteriores, paladar blando y mucosa faríngea. Las vesículas que preceden a estas lesiones duran poco y pasan inadvertidas al examinador, continuándose con úlceras que no son muy dolorosas aunque puede haber disfagia. La inmunidad a la infección es generalmente permanente por anticuerpos neutralizantes. El diagnóstico se basa en la historia y cuadro clínico, ocasionalmente puede usarse el cultivo y aislamiento del virus en ratas o hamster.

Sarampión

Es una infección viral aguda dermatotrópica, contagiosa, causada por un virus RNA del grupo paramixovirus. Afecta principalmente a niños y ocurre en forma de epidemia 3 veces al año. Comienza con fiebre, malestar, tos, conjuntivitis, fotofobia, lagrimeo y lesiones eruptivas de la piel y mucosa, que comienza en la línea del pelo y bajo el oído, para extenderse al cuello, pecho, y espalda. Las lesiones orales comienzan dos a tres días antes del rush cutáneo y constituyen un signo podrómico muy importante para el diagnóstico precoz. 

Este signo aparece en el 97% de los casos y es patognomónico del sarampión. Consiste en manchas pequeñas, irregulares, rodeadas de un halo eritematoso. Estas lesiones maculares aumentan en número y coalescen para formar otras grandes. 

A estas se les conoce como manchas de Koplik y anteceden a otros síntomas y signos. Ocasionalmente pueden acompañarse de petequias faríngeas y palatinas, inflamación generalizada, congestión, aumento de volúmen y ulceración focal de la encía, paladar. El diagnóstico se basa en la historia y cuadro clínico, pero en caso de duda, son de utilidad el aislamiento del virus desde la sangre, conjuntiva, nasofaringe o desde lesiones tisulares; demostración de aumento de la inhibición de la hemoaglutinación específica, aumento de los anticuerpos fijadores del complemento.

Hepatitis B

Esta enfermedad es provocada por el virus de la hepatitis B. Se ha demostrado que se transmite fácilmente al hombre, por la saliva, por jeringas inadecuadamente esterelizadas o por contacto con sangre o saliva. Esta forma de hepatitis se presenta con ictericia, aumento de volúmen de los linfonódulos post-cervicales, laxitud y anorexia. Aunque no manifiesta lesión específica en la cavidad oral, ésta entidad es de mucha importancia para el odontólogo por la transmisión que pueda ocurrir en la oficina dental del paciente portador a dentista a traves de sangre o fluídos contaminados, o del dentista al paciente. 

A este respecto el grupo de más alto riesgo de infección es el personal de laboratorio y los cirujanos maxilofacieales. Más raro es el contagio de dentista a paciente. Hace varios años se conoce su asoción con cáncer hepático. El diagnóstico se basa en la historia y cuadro clínico. Las pruebas de laboratorio demuestran aumento de enzimas hepáticas, antígeno de superficie positivo, altos títulos de anticuerpos anti-cápsula. 

Para prevenir un posible contagio se deben tener en cuenta los siguientes puntos: desinfección adecuada de instrumentos, uso de guantes y mascarilla con todos los pacientes, ya que a veces no se detectan a los portadores y tener cuidado de no entrar en contacto con instrumentos o fluídos contaminados, además tener en cuenta todas las consideraciones de precauciones universales hoy en día aceptadas para la atención odontológica. El virus de la Hepatitis B es más fácil de contagiarse que el VIH.

Fuente: patoral.umayor.cl


Tráfico Semanal