La infección odontogénica: concepto, etiopatogenia, bacteriología y clínica

Entendemos por infección odontogénica aquella infección que tiene como origen las estructuras que forman el diente y el periodonto, y que en su progresión espontánea afectará el hueso maxilar en su región periapical; en su evolución natural busca la salida hacia la cavidad bucal, para lo cual perfora la cortical -habitualmente la cortical vestibular- y el periostio de los maxilares; todos estos fenómenos ocurren en una zona no alejada del diente responsable aunque a veces, debido a la musculatura que se inserta en los maxilares, puede observarse una propagación hacia regiones anatómicas ya más alejadas de la región periapical afectada en principio. Sin embargo en determinadas ocasiones, la infección odontogénica no se circunscribe a esta zona que denominamos “infección primaria” sino que puede haber una diseminación secundaria, que compromete estructuras más alejadas de los maxilares -espacios faciales y espacios cervicales- o todavía más lejanas -pulmón, endocardio, cerebro, etc.- cuando se produce una embolización séptica.





Su interés práctico es enorme puesto que la infección odontogénica es la infección más común en la región cervicofacial, aunque no hay que olvidar que en la cavidad bucal pueden concurrir otras infecciones que nada tienen que ver con la infección odontogénica pero que suelen ser remitidas en primera instancia al odontólogo o al estomatólogo para su diagnóstico y tratamiento. Nos referimos en concreto a las infecciones de la mucosa bucal -estomatitis- cuya responsabilidad no sólo recae en bacterias -preferentemente estreptocócicas- sino también y muy especialmente en otros microorganismos como virus y hongos.



Tráfico Semanal

ANF

Get our newsletter