Tratamiento odontológico para pacientes con insuficiencia renal

La insuficiencia renal es una alteración de la función de los riñones en la cual éstos son incapaces de excretar las sustancias tóxicas del organismo y concentrar la orina sin perder electrolitos. Cada vez los subproductos del metabolismo proteico, como la urea, se irán acumulando en la sangre produciendo alteraciones en el riñón.






MANEJO ODONTOLÓGICO
  • Las decisiones dentales serán adaptadas al grado de severidad observado. En los casos en que las enfermedades renales hayan conducido a un estado de insuficiencia severa, es posible que el paciente esté bajo tratamiento de diálisis o hemodiálisis, se tendrán en cuenta el uso de anticoagulantes, el riesgo de contagio infeccioso y las indicaciones de profilaxis antimicrobiana.
  • Tratamientos dentales electivos deben evitarse, sobre todo los quirúrgicos en pacientes sospechosos de un mal manejo o controlados de manera inadecuada.
  • Todo tipo de alteración hematológica, hemostática, inmunológica, electrolítica y desbalance en el equilibrio ácido base, deben ser atendidos previamente a cualquier procedimiento dental.
  • Tratamientos agresivo de infecciones dentales y periodontales, apoyados con antibiogramas.
  • La tensión arterial debe ser vigilada de manera continua.
  • A los pacientes para diálisis peritoneal y hemodiálisis y candidatos a recibir un trasplante renal se les realizará tratamiento dental previo obligatorio, ya que la condición bucal, periodontal, endodóntica y dental no deben ser factores de manifestaciones inflamatorias o infecciosas crónicas o agudas, que pudieran a afectar la estabilidad y pronóstico del órgano injertado realizando lo siguiente: 
  • La infección aguda o crónica debe ser prevenida, de tal manera que dientes que en otro momento se intentaría reconstrucción sofisticada, terapia regeneradora, atención de furcas y endodoncia de difícil realización, deban ser condenados a extracción, para evitar focos de complicación futuros. 
  • Protésicamente cualquier procedimiento con aparatología fija, debe ser colocado con suficiente tiempo como para evaluar la respuesta endodóntica y periodontal de los dientes pilares.
  • Lesiones periapicales estables, es preferible su e1iminación profiláctica, ya que pueden reactivarse en organismos con deficiencia inmune, como se prevé que es el del paciente con deficiencia renal.
  • No debe haber duda alguna en el pronóstico carioso, endodóntico; ni periodontal. Los procedimientos de higiene oral y un programa de mantenimiento periódico deben ser aceptados por el paciente y sus familiares.
  • Para la ejecución de actos quirúrgicos periodontales, endodontales o de cirugía bucal, se deberá trabajar con colaboración del médico, vigilando los aspectos hemostáticos y hematológicos.
  • En pacientes con alteraciones físicas y psicológicas, puede usar tranquilizantes diacepínicos.
  • Los casos quirúrgicos con insuficiencia severa o total, así como en pacientes con trasplante renal, deben ser atendidos en un hospital. En este grupo de pacientes tal vez los implantes dentales no pueden ser indicados, por razones como son:
a. Alteraciones en el metabolismo óseo.
b. Susceptibilidad infecciosa.
c. Inconveniencia de observar focos infecciosos o inflamatorios.
d. Pobre cooperación del paciente, quienes siempre muestran algún grado de depresión emocional.
e. Posibilidad de programación para trasplante renal, con el consecuente incremento de susceptibilidad infecciosa.

MANIFESTACIONES ORALES
  • Los cambios estomatológicos observables en pacientes con disfunción renal afectan a dientes, hueso, mucosa, función secretora salival, funciones neurológicas neuromotoras, táctiles y el sentido del gusto.
  • El exceso de urea en sangre, hacen que algunos productos amoniacales aparezcan en la saliva. Esto produce disgeusia (cacogeusia con sabor salado y metálico) y halitosis urémica característica.
  • Puede observarse ardor y sialorrea.
  • Se presentan úlceras bucales producidas por atrofia de la mucosa por la uremia. El dolor acompañante usualmente es por infección secundaria.
  • El estado urémico favorece la formación de cálculos dentales y retención de placa dentobacteriana.
  • Los cambios hematológicos exponen a atrofia anémica de la mucosa lingual (glositis), aparición de petequias y/o equimosis por trombocitopenia, así como sangrado gingival.
  • En los dientes, pueden presentar hipoplasia adamantina y se manifiesta en personas jóvenes, en etapas de desarrollo y formación dental.
Fuente: lizinoue



Tráfico Semanal

ANF

Get our newsletter