Una incorrecta masticación causa el 30% de los dolores musculares de cuello y espalda

Un acto tan sencillo, tan inconsciente como masticar tiene consecuencias importante y no solo en nuestra boca. El 30% de los dolores musculares de cuello y espalda se deben a una incorrecta masticación, especialmente por mordida cruzada. Lo asegura la responsable Sanitario y de Calidad de Sanitas Dental, Blanca Longás, que se refiere al cuidado de la salud bucodental como esencial para evitar afecciones que pueden derivar en lesiones inflamatorias, musculares y/o articulares. Por eso se dirige especialmente a los deportistas. En el caso de deportistas sometidos a un alto rendimiento físico, las afecciones cobran mayor importancia por el desgaste que experimenta el sistema músculo-esquelético en los entrenamientos o partidos deportivos.





Una de las posibles causas del menor rendimiento físico por parte de los deportistas puede deberse a procesos inflamatorios en músculos y articulaciones que tienen su origen en la aparición de infecciones en la boca, explica la doctora. Los procesos infecciosos, ya sean de origen dental o periodontal, pueden ralentizar la contracción-relajación del músculo y provocar una pérdida de tono fibrilar y sensación de fatiga en el deportista. 

También influye la masticación en cómo aprovechamos los nutrientes de los alimentos. Según Longás, "las malposiciones dentales y ausencia de dientes dificultan la masticación mermando la efectividad nutritiva al no poder triturar los alimentos con normalidad". A su vez, esto altera el funcionamiento del aparato digestivo, "que tiene que hacer un mayor gasto de energía con una digestión más lenta y por tanto, disminuye el poder energético del atleta con desventaja en la competición deportiva", explica.

Hidratos, pero sin abusar

Para mantener una buena salud bucodental es recomendable que los deportistas no abusen en su dieta de los hidratos de carbono, ya que son el sustrato energético de los microorganismos de la placa bacteriana. Además, las frecuentes comidas para aumentar la ingesta energética y ayudar a estabilizar la glucosa sanguínea en los deportistas de élite puede ser factor de riesgo de caries. Del mismo modo, las revisiones bucodentales periódicas por parte de los deportistas en la pretemporada y a lo largo de la época de competición son esenciales para evitar dolencias dentales. Ir al dentista dos veces al año, el cepillado de dientes y el uso del hilo dental después de cada comida, son algunos de los hábitos higiénicos que ayudan a reducir el riesgo de caries.

Fuente: 20 Minutos



Tráfico Semanal

ANF

Get our newsletter