Chilenos crean nuevo método forense para extraer ADN de dientes

Gracias al ADN genómico que se extrae directamente de los tejidos humanos, los expertos pueden hacer perfiles genéticos, una de las pocas herramientas que existen para identificar a personas fallecidas hace años, en desastres naturales o accidentes aéreos, entre otras causas. Cuando no hay tejidos blandos, las piezas dentales se vuelven cruciales. Pero muchas veces el diente se destruye en el proceso y no entrega el ADN necesario.





Un problema que resolvieron Patricio Carrasco y Carolina Inostroza, académicos de la Facultad de Odontología de la U. de los Andes, quienes crearon un nuevo sistema para extraer ADN de los dientes que no sólo es más certero y completo que los actuales, sino que no destruye la pieza dentaria.

¿Cómo opera? El proceso usa un instrumento denominado Lima SAF de origen israelí (Redent Nova) que elimina todos los restos de tejido pulpar dentro del diente y entrega tejido del exterior de la pieza, lo que facilita la purificación del ADN.

Esto es posible porque el sistema le devuelve la hidratación a la pieza dental, al someterla a temperaturas fisiológicas (37°), lo que permite que el ADN del diente tenga las mejores condiciones para su obtención. “Eso no lo realiza ningún otro método hoy en el mundo”, dice Carrasco.

Mala calidad

En la actualidad, las muestras óseas no siempre entregan un ADN de buena calidad o en cantidad suficiente. “Eso ocurre sobre todo en datas de muerte de varios años o en restos muy dañados o contaminados. Nuestro método entrega ADN nuclear de buena calidad y en cantidad suficiente aun en muestras de 20 años de antigüedad”, dice el especialista.

Lo anterior no sólo permite determinar la identidad de la persona -trabajo que realizan junto al Laboratorio de Criminalística de la Policía de Investigaciones-, sino que estimar la data de muerte y pesquisar si hay posible presencia de fármacos, tóxicos o metales pesados. Algo que no ofrecen los sistema actuales.

“Se han obtenido perfiles genéticos de muestras de una semana, seis meses, un año y 18 años”, explica Carrasco.

Los expertos, además, están desarrollando una tabla sinóptica que resume los cambios estructurales de la pulpa dentaria en función del tiempo, que permitirá estimar la data de muerte desde meses a años.

Carrasco dice que perfiles genéticos de este tipo podrían ser usados en pericias de identificación complejas. “Casos como el Patio N°29 (detenidos desaparecidos), en víctimas del tsunami encontradas ahora, incluso en casos como el del ex Presidente Frei o Neruda”, dice.

Y como la pieza dentaria no se rompe, puede ser guardada para nuevas pericias o devuelta a los familiares.

Fuente: latercera.com


Tráfico Semanal