Remoción de terceros molares mandibulares con asistencia endoscópica.

Los terceros molares (3M) se presentan en el 90% de la población, y a lo menos un 33% de estos corresponden a 3M mandibulares impactados. Su extracción es un procedimiento relativamente común, el que involucra manipulación quirúrgica de tejidos blandos y duros, donde el paciente usualmente presenta complicaciones y problemas post-operatorios. La posición anatómica de los 3M mandibulares puede ser variable respecto a estructuras óseas como la rama mandibular y cuerpo mandibular, observándose incluso de forma ectópica. Algunas clasificaciones relacionan la posición de los 3M mandibulares con el eje del segundo molar adyacente o la profundidad y proximidad con la rama ascendente de la mandíbula, determinando diversos grados de inclusión ósea e impactación, mientras que otras toman en cuenta la posición de las raíces de los 3M y sus ápices con respecto al nervio alveolar inferior (NAI), que pueden ubicarse próximas, adyacentes o sobreproyactadas al canal mandibular y su nervio.




Para prevenir un eventual daño al NAI es necesario un estudio imagenológico adecuado a través de radiografías panorámicas o tomografía computarizada. La radiografía panorámica es el exámen más utilizado; otorga una adecuada información referente a la sobreproyección o proximidad al NAI de las raíces dentarias.



Tráfico Semanal