Manejo de Herida Quirúrgica en Infección del Territorio Maxilofacial

Las infecciones del territorio maxilofacial que afectan a la cara y el cuello presentan reacciones inflamatorias severas. Dentro de las cuales podemos encontrar, según su origen, las de tipo odontogénico, sinusal, glandular, traumático y origen dérmico (Wang et al., 2012), siendo frecuentes; los abscesos peritonsilares, necrosis pulpar dentaria, fracturas de huesos faciales, complicaciones postoperatorias de una herida facial, quistes infectados, inflamación de los ganglios linfáticos, afecciones inflamatorias del hueso mastoides, lesiones de la pared posterior de la faringe, complicaciones de tonsilectomía, infección de glándulas salivales y en ocasiones la causa no se identifica. El tratamiento convencional para este tipo de infecciones consiste en terapias antibióticas, cirugía y drenaje de flujo de la zona del cuello. También podemos encontrar tratamientos adyuvantes, especialmente de inmunoglobulina.





Para el manejo de las heridas resultantes posteriores a un proceso infeccioso severo, se siguen utilizando las suturas, las bandas adhesivas, mallas regeneradoras entre otras, buscando siempre lograr los mejores resultados estéticos, con la mínima incidencia de dehiscencias y/o reinfecciones. En este caso se realizó un manejo de la herida con aseos quirúrgicos, apósitos y el uso de hidrogel local, gel utilizado en el relleno de heridas en forma primaria, en heridas agudas superficiales o en heridas crónicas para promover la degradación autolítica y la granulación.



Tráfico Semanal

ANF

Get our newsletter