Talón cuspídeo: reporte de cinco casos

El talón cuspídeo es un rasgo morfológico coronal comúnmente clasificado en el contexto odontológico como una anomalía de los dientes anteriores superiores e inferiores, tanto en la dentición temporal como permanente, el cual consiste en una cúspide accesoria que varía en su forma, tamaño, longitud y en la manera en como se une a la corona. Fue descrito por primera vez por Mitchel en 1892 como una anormalidad en la superficie palatina de un incisivo central superior. Clínicamente se observa una estructura positiva que se manifiesta como un crecimiento exofítico asintomático de forma piramidal o cónica, generalmente alineado en el centro del diente, que va desde un cíngulo agrandado a una cresta de esmalte o una cúspide grande bien delimitada que se proyecta a partir del área del cíngulo (unión amelocementaria) de los incisivos centrales y laterales, superiores e inferiores, temporales y permanentes, que se puede extender más allá del borde incisal sobre la superficie palatina o lingual y con menor frecuencia en la superficie vestibular.




De acuerdo con su morfología, en la literatura odontológica y antropológica se han empleado diferentes nombres para describir el mismo rasgo morfológico, entre las que se encuentran cíngulo hiperplásico, cíngulo cuspídeo, cíngulo pseudocuspídeo, cúspide accesoria, cúspide supernumeraria, tubérculo dental, tubérculo lingual, tubérculo lingual supernumerario, diente en forma de T, cúspide en garra (eagle's talon), cúspide en garra labial (si se expresa en la superficie vestibular), diente evaginado (dens evaginatus), diente evaginado anterior, odontoma evaginado, talón cuspídeo palatino o lingual, talón cuspídeo facial (si se expresa en la superficie vestibular).



Tráfico Semanal