Reemplazo articular temporomandibular debido a queratoquiste odontogénico

Existen disímiles condiciones que hacen necesario el reemplazo articular temporomandibular; dentro de las más frecuentes se hallan la anquilosis temporomandibular, osteoatrosis, artritis, estadíos avanzados del Síndrome de disfunción temporomandibular, daño articular postrauma irreparable, procesos neoplásicos o tumorales, necrosis avascular condílea y alteraciones congénitas como en el Síndrome de Treacher Collins y la microsomía hemifacial. Los queratoquistes que se agrupan para su estudio dentro de los quistes odontogénicos del desarrollo, merecen una consideración especial por sus características histopatológicas y su comportamiento clínico agresivo. Describiéndose dos variantes bien conocidas; cuando se presenta de forma aislada o como parte del Síndrome névico basocelular. Desde que fue descrito por Philipsen en 1956, ha recibido mucha atención y muchas series lo reportan como una lesión potencialmente agresiva.



La Organización Mundial de la Salud en el 2005 decide denominar al queratoquiste odontogénico (QTO) como tumor odontogénico quístico queratinizante (TOQQ).Existe evidencia, a partir de la severa discapacidad experimentada por muchos de los pacientes con compromiso articular, que el reemplazo articular mediante prótesis permite una mejoría considerable en su calidad de vida, criterio este que se basa en la remisión de síntomas como el dolor, así como aspectos funcionales y estéticos. En este sentido podríamos citar los movimientos mandibulares, la oclusión y todas aquellas funciones donde participa la articulación temporomandibular como la masticación, la deglución y la fonación.



Tráfico Semanal

ANF

Get our newsletter