Participación del odontólogo en la determinación del diagnóstico de la causa de muerte y del intervalo post - mortem

Aunque se comprenda que los dientes son insoslayables, forzosos y obligatorios en el quehacer odontológico, también debe preverse que, ante su ausencia, no puede declinar el proceder de este profesional, puesto que su dictamen, además de pretender que la identidad de un individuo pueda ser legible, igualmente podrá ambicionar que el juicio que allí pueda emitirse acerca de la data y de la causa de la muerte, sea confiable.




El concepto de "muerte" se propondrá como proceso, y no como momento, lo cual intercederá a favor de la profesión odontológica forense, en el sentido en que podrá ser el odontólogo aquella persona en quien concurran una serie de discernimientos a la hora de establecer, por ejemplo, el intervalo post – mortem a partir de la advertencia y del reparo al sistema estomatognático, o, entre otras tantas cosas, la causa de muerte ante la simple observación de los signos y fenómenos que convienen presentarse en esta área luego de un deceso.



Tráfico Semanal

ANF

Get our newsletter