Tercer molar ectópico a nivel de región infraorbitaria-seno maxilar

El desarrollo de los dientes comienza con la migración de las células de la cresta neural hacia el maxilar y la mandíbula. Es un proceso continuo y actúa tanto el ectodermo de la cavidad bucal, responsable de la formación del esmalte, como el mesodermo del resto del diente. Algunas de las células mesenquimatosas de la cresta neural actúan sobre el ectodermo oral que las recubre, el cual se expresa en bandas en forma de "U" (láminas dentarias) en el maxilar y la mandíbula. Esto ocurre hacia la sexta semana de vida intrauterina, siendo el primer indicio del desarrollo dental.




Una serie de complejas interacciones entre estos tejidos resultará en la formación del diente maduro. Un tejido anormal que interaccione durante el desarrollo puede potencialmente dar como resultado un diente ectópico.



Tráfico Semanal