PDF: Lesiones por hipoclorito sódico en la clínica odontológica: causas y recomendaciones de actuación

La irrigación durante el tratamiento endodóntico es fundamental para conseguir la limpieza adecuada del conducto.

hipoclorito-sodico


En la actualidad, el irrigante más usado, debido a sus propiedades y capacidad bactericida y de disolver tejidos, es el hipoclorito sódico, a concentraciones entre 0,5% y 5,25%. Sin embargo, es conocida su alta toxicidad cuando entra en contacto con los tejidos blandos.

Los eventos adversos por hipoclorito sódico, no son muy frecuentes, aunque cuando suceden, la extrusión provoca cuadros muy aparatosos, pese a que no suelen comprometer la vida del paciente. 


Leer también: El Hipoclorito Sódico en Endodoncia

A pesar de que existan una serie de recomendaciones cuyo fin es disminuir la incidencia de estos accidentes, no se pueden evitar completamente, por lo que además de conocer la técnica correcta, se deberá saber también el protocolo de actuación ante estos casos.

La limpieza de los conductos radiculares constituye la base para el éxito de la endodoncia y se consigue mediante instrumentación mecánica combinada con limpieza química. La limpieza química consiste en la eliminación mediante determinadas soluciones de los restos del tejido necrótico, el barrillo dentinario, los detritus y, por supuesto, de los agentes bacterianos.



Tráfico Semanal

ANF

Get our newsletter