Visión de la Ortodoncia ante la ausencia de los primeros molares permanentes

La pérdida del primer molar permanente es frecuente en los pacientes que acuden a nuestra consulta, como diente de la segunda dentición y de aparición temprana, es susceptible al ataque de caries dental, y en ocasiones alcanza una destrucción tan grande que conlleva a su posterior extracción, más aún si el paciente ha sido atendido por un profesional de la salud poco conservador, provocando así la pérdida prematura de un elemento fundamental en la oclusión, considerado por algunos autores "la piedra angular de la oclusión"; su ausencia trae consigo consecuencias como la inclinación mesial del segundo y tercer molar, la distalización de los premolares, la extrusión del molar antagonista, la alteración del margen gingival al molar inclinado, rebordes marginales desiguales, impactación de alimentos y colapso posterior de la mordida.




Tradicionalmente, muchos especialistas han abordado estos casos protésicamente, tendencia incrementada desde la aparición de los implantes. Ante esta situación el ortodoncista juega un papel importante en la conducta a seguir para solventar la pérdida de un primer molar permanente, brindándole al paciente soluciones a través del tratamiento ortodóncico.



Tráfico Semanal