Condenan a una clínica dental al pago de 1.740 euros por colocar mal un implante molar




El Juzgado de Primera Instancia número 10 de Oviedo ha condenado a una clínica dental al pago de 1.740 euros a una cliente por la mala colocación de un implante molar que le produjo continuas molestias y dolores hasta que fue retirado.

La sentencia, hecha pública por la Unión de Consumidores (UCE-Asturias), señala que la cirugía voluntaria o de mejora del bienestar debe ser considerada un arrendamiento de servicios que impone al profesional una obligación de medios que propicie la mayor garantía en la obtención del resultado que se persigue.

Asimismo considera que, una vez constatado el fracaso del implante, no basta para cumplir con la obligación de la clínica las previsiones genéricas en materia de riesgos que se recogen en el denominado "consentimiento informado".

UCE-Asturias anima a los afectados por estas mala praxis a reclamar la devolución del dinero pagado si no hay plena garantía, así como los daños morales que estas malas actuaciones provocan en los usuarios y ha emplazado al Colegio de Odontólogos a que inste a sus miembros a aplicar el código deontológico.

Tráfico Semanal

ANF

Get our newsletter