Estabilidad y Recidiva de las Mordidas Abiertas Anteriores




El tratamiento de una mordida abierta anterior, es uno de los aspectos que presenta mayor reto para el ortodoncista. Si otras características desfavorables acompañan una mordida abierta, la posibilidad de llevar a cabo un tratamiento satisfactorio y mantener una mejora moderada, es cuestionable. Las mordidas abiertas se clasifican generalmente como dentales o esqueléticas. El no diferenciar entre una y otra, y como consecuencia la implementación de un tratamiento inapropiado, contribuirá entre otros factores a la recidiva de la maloclusión.

Eliminar la causa de la mordida abierta y tomar en consideración si el paciente está en crecimiento o no, al escoger nuestra terapéutica, además de mantener la corrección dental evita cambios dentoalveolares durante el período de retención, y previene la aparición de una nueva mordida abierta. Es necesaria la retención prolongada, con retenedores fijos o removibles.


La evaluación de la estabilidad y recidiva de los tratamientos ortodóncicos u ortodóncico - quirúrgicos, ha sido una preocupación de muchos autores a través del tiempo, y en sus estudios evalúan la influencia de diferentes factores sobre la estabilidad del resultado obtenido en sus tratamientos.

Basados en un diagnóstico acertado fruto de una evaluación cuidadosa, y con el conocimiento de los múltiples factores etiológicos de la mordida abierta, y de los factores que influyen en la recidiva y alteran la estabilidad de la misma, podemos implementar tratamientos con diversas técnicas o filosofías, para así obtener resultados que cumplan con los requerimientos funcionales, estéticos, y que perduren en el tiempo.


Artículos Relacionados

Tráfico Semanal

ANF

Get our newsletter