Odontólogo reconstruyó el pico de un tucán en el Zoo local




Dos aves exóticas fueron operadas con éxito en el Zoológico de Mendoza. La primera intervención, inédita al menos en nuestra provincia, fue la reconstrucción del pico de un tucán rescatado por el departamento de Fauna de un domicilio particular y en donde un dentista tuvo que “improvisar” el procedimiento.

Por otra parte, los profesionales del zoo encontraron abandonado en la puerta del paseo a un gavilán con el fémur quebrado, al cual le colocaron un tutor.

“Un dentista de picos”

El tucán llegó al zoo luego de ser rescatado de un insalubre cautiverio en un hogar particular. Desde el primer día de su estadía, los veterinarios notaron que no tenía un apetito normal y era muy selectivo con el tipo de alimentos que consumía.

Ante esto, decidieron someterlo a un análisis de hisopado. “Descubrimos que tenía candidiasis (una infección que causa inflamación y malestar, muy común entre los humanos). Esto le provocaba un debilitamiento en la estructura de su pico”, explicó a Los Andes el director del zoo, Gustavo Pronotto.


Ya con un diagnóstico certero, los veterinarios comenzaron a medicar al animal, aunque sin resultados positivos. “Nos dimos cuenta que su infección era crónica y decidimos interntar algo nuevo: llamamos a un dentista de humanos para que le revisara el pico”, confesó Pronotto.

Sin ningún tipo de experiencia en animales, el dentista removió las partes dañadas del pico, las rellenó con resina, la moldeó para que se asemeje a su forma natural y la pulió.

“Lo del tucán es algo nuevo, nunca se ha hecho, el éxito ha sido fantástico”, resaltó el director. Quién agregó. “La operación fue el jueves y duró 4 horas. El sábado era otro animal, comía de todo y no demostraba ningún tipo de molestia”.

El gavilán abandonado

La operación del gavilán fue más rápida, 2 horas, pero también le mejoró notablemente la calidad de vida al ave abandonada en la puerta del Zoológico.

Este animal tenía el fémur derecho quebrado, por lo que los profesionales decidieron colocarle un tutor externo para que el hueso dañado cicatrice con mayor facilidad. “Esta muy bien, está saltando en su recinto y se recupera rápidamente”, dijo optimista Pronotto.

Un nombre para el camellito

Desde hoy el paseo mendocino cuenta con un nuevo integrante. Un camellito de aproximadamente 30 kilos.

Por esto, Gustavo Pronotto invita a los visitantes a participar de la elección del nombre para el recién nacido. “Vienen cerca de 8 escuelas por días a visitarnos, a partir de mañana ya podrán recomendar nombres para después someterlos a votación”.

La “mona fugitiva”, mejorando

La mona que se escapó del lugar los primeros días de setiembre está a punto de volver con los de su especie.

Luego de ser rescatada de los árboles del Parque San Martín, la babuina fue puesta en cuarentena para controlar su estado de salud y evitar un posilbe contagio a los demás monos.


Artículos Relacionados

Tráfico Semanal