PRÓTESIS DENTAL: Técnica indirecta para reparación de prótesis parcial fija metal-porcelana. Relato de caso

Debido a la excelente estética y biocompatibilidad, las restauraciones con cerámicas son frecuentemente utilizadas en la práctica clínica diaria. A pesar de la evolución de las propiedades mecánicas de las cerámicas, existen casos extensos en que la indicación principal es el uso de coronas metalo-cerâmicas. 

prótesis-fija-reparación


Frente a la posibilidad de la fractura de esas prótesis, que ocurren del 5 y al 10% en 10 años de uso, existe la opción de reparar dichas prótesis, disminuyendo el costo y el tiempo operacional.

Cuando la falla expone la porción metálica de la pieza, se indica una reparación indirecta, que consiste en la confección de una sobre estructura, cementada en la región previamente preparada, a partir de un modelo de trabajo. El objetivo de este trabajo fue demostrar una técnica de reparación indirecta de prótesis parciales fijas utilizando una sobre estructura metalo-cerámica.


INTRODUCCIÓN

Debido a la excelente biocompatibilidad y a la buena estética que presentan las restauraciones metal-porcelana, su uso es muy frecuente en la práctica diaria. A pesar de la evolución mecánica de las estructuras cerámicas, existen casos extensos con indicaciones para el uso de metal. Ante las posibles fracturas de estas prótesis, que ocurren del 5 al 10% en 10 años de uso, además de la posibilidad de substituirla completamente, existe la opción de repararla, disminuyendo así los costos y el tiempo operacional.

Entre los factores responsables por la fractura de estas piezas, se encuentran la planeación incorrecta, grandes fuerzas oclusoras, parafunciones, empleo de una pequeña espesura de porcelana, espacio insuficiente para la prótesis y diferentes coeficientes de expansión térmica entre el metal y la porcelana. Cuando hay fracturas sin que no inviabilizan la prótesis, se tienen básicamente dos posibilidades: quiebra de la porcelana sin exposición de la parte metálica, indicándose reparación por la técnica directa y fractura con exposición de la infraestructura, donde la mejor opción es la reparación a través de la técnica indirecta.

La técnica directa consiste en el simple incremento de resina compuesta para complementar la porción perdida de cerámica, cuando no hay exposición de metal. Esta cerámica debe ser tratada de una manera que garantice la retención mecánica y química para la restauración propiamente dicha, ya que el éxito de esta reparación depende de la unión entre la porcelana y la resina.


Artículos Relacionados

Tráfico Semanal

ANF

Get our newsletter