Ortodoncia y cirugía maxilofacial

La indicación para la realineación quirúrgica de los maxilares o el reposicionamiento de los segmentos dentoalveolares se plantea como solución de los problemas esqueléticos importantes, que no pueden ser resueltos con un condicionamiento del crecimiento o un camuflaje ortodóntico (compensación dentaria). La planificación se realiza mediante la evaluación conjunta del ortodoncista y del cirujano maxilofacial, realizada con la documentación ordinaria, mediante modelos, radiografías y cefalometría. Un reciente desarrollo consiste en la realización de modelos esqueléticos estereolitográficos, en base a la provisión de las imágenes obtenidas con la TC tridimensional.





La adecuada realización de un tratamiento combinado requiere de una cuidadosa sucesión de las intervenciones de ortodoncia prequirúrgica, cirugía y ortodoncia postquirúrgica. La labor del ortodoncista consiste en remover las compensaciones dentarias (por ejemplo, protrusión de los incisivos superiores, retroinclinación de los incisivos inferiores) y posicionar los dientes en relación con las bases esqueléticas para obtener una adecuada intercuspidación entre las dos arcadas, evaluada sobre los modelos del paciente en la posición ideal postoperatoria.