PDF: Tratamiento del ardor bucal y de la boca seca. Nuevas tendencias

En la presente revisión, abordaremos el tratamiento del SBA. Dado que desconocemos con exactitud la etiopatogenia, el tratamiento suele orientarse hacia el manejo de los síntomas.

xerostomia


Se pretende: Tratar los procesos relacionados con ardor bucal eliminando los factores locales o irritantes (tabaco, alcohol, comidas picantes y bebidas ácidas, aristas cortantes, xerostomía, disgeusia, parafunciones, bruxismo, mordisqueo o succión de mucosas, hábitos parafuncionales orales, irritación mecánica, prótesis desajustadas o alergia a materiales dentales) ya que estos pueden aumentan el ardor.

Prevenir y tratar alteraciones o lesiones sobre la mucosa bucal. Por otro lado se deben tratar y/o remitir procesos psicopatológicos. El hecho de escuchar con atención al paciente y explicarle el motivo de sus molestias suele calmar al paciente y disminuir los síntomas por lo que se aconseja una evaluación de forma periódica cada 6 meses.


El tratamiento se basa en cuatro posibilidades terapéuticas: Odontológico: local-conservador e higiénico (pulir-redondear cúspides o aristas cortantes; realizar tratamiento protésico, la utilización de barreras físicas como geles o protectores dentales); Farmacológicos, Psicológicos: la depresión y la ansiedad desempeñan un papel importante en la modulación de la percepción del dolor, se han evidenciado en estos pacientes alteraciones del sistema nervioso central y del sistema nervioso periférico por lo que el uso de fármacos psicoactivos antidepresivos se han justificado, entre ellos el clonacepam tópico (Rivotril®), con una mejoría del 50% de los síntomas.

Dados los escasos resultados obtenidos en el tratamiento del cuadro, se han propuesto una serie de tratamientos Alternativos para intentar controlarlo, los cuales han tenido aparentes resultados beneficiosos: infrarrojos, el láser de baja intensidad aplicado en la zona referida por el paciente, la fitoterapia con efectos analgésicos y antidepresivos, con mejoría del 52% de los pacientes, el aloe vera, la acupuntura y el tratamiento cognitivo-conductual que ayuda a reducir la ansiedad. Teniendo en cuenta que ninguno de los tratamientos es definitivo ni universal, podemos concluir que existen tratamientos eficaces para algunos de los casos, pero en otros muchos se sigue buscando un procedimiento que resulte eficaz.




Artículos Relacionados

Tráfico Semanal

Get our newsletter