PDF: QUISTE PERIAPICAL: Enucleación simultáneo a la obturación del sistema de conductos radiculares

Avances relacionados a la terapia endodóntica convencional proporcionaron un aumento de la tasa de éxitos de los tratamientos endodónticos, y estos procedimientos han estado sujetos a errores y accidentes en su ejecución. 

quiste-periapical


El desarrollo de nuevas técnicas ha dado lugar a una mejor comprensión de la anatomía del sistema de conductos radiculares, aumento de las tasas de éxito y respuestas biológicas más favorables. Ejemplos de desarrollo se refieren al uso de instrumentación rotatoria, mejores materiales para irrigación y obturación del sistema de conductos radiculares, además del uso de técnicas microscópicas.

Los dientes, que anteriormente estaban condenados a la exodoncia, actualmente pueden ser tratados y mantenidos en la cavidad oral. En caso de fracasos, el retratamiento endodóntico es la primera opción y las cirugías paraendodónticas deben ser practicadas cuando el retratamiento está imposibilitado o con resultado incierto y frente a iatrogenias endodónticas. 

► Leer también: PDF: Fracturas Coronarias de Dientes permanentes y alternativas de tratamiento

Existen varios métodos de tratamiento quirúrgico periapical; el común de todos es promover la desinfección apical no alcanzada por la endodoncia convencional. El objetivo de las cirugías paraendodónticas es obtener la curación del hueso perirradicular, que generalmente se consigue mediante la eliminación de los factores causales o de los agentes irritantes que afectan la raíz.

Las principales indicaciones para su realización son: complejidad anatómica de las raíces, extravasamiento de materiales, persistencia de sintomatología, fracturas apicales horizontales, necesidad de biopsia y frente a perforaciones. Las contraindicaciones están representadas por dificultades anatómicas de abordaje quirúrgico, problemas sistémicos, utilización indiscriminada de la cirugía y causa desconocida de fracaso del tratamiento.

Las lesiones periapicales están representadas principalmente por quistes inflamatorios, granulomas, abscesos o cicatrices fibrosas, las cuales son comúnmente llamadas «lesiones endodónticas», que por su patogénesis se relaciona con la necrosis pulpar. El examen histopatológico es esencial para el diagnóstico definitivo.




Artículos Relacionados

Tráfico Semanal