PDF: Sinusitis de Origen Odontogénico - Etiología y Tratamiento Dentario


Podríamos definirla como toda reacción inflamatoria de la mucosa del seno maxilar consecutiva a una lesión dentaria.


La etiología de la sinusitis de origen odontogénico incluye: 

► Absceso o granuloma apical. 
► Restos radiculares o dientes introducidos en el seno maxilar en el curso de una exodoncia. 
► Materiales dentales introducidos en el seno maxilar en el curso de una endodoncia o de cualquier otro tratamiento odontológico.

🔘 Suscríbase a nuestros boletines

🔘 Síganos en nuestras Redes Sociales:
► Facebook
► Youtube
► Twitter
► Instagram
► Telegram

► Perforación del seno maxilar en la colocación de implantes osteointegrados, o en las técnicas de levantamiento del seno maxilar (sinus Ufi). 
► Enfermedad periodontal avanzada. Infecciones en relación con quistes maxilares (residual, folicular, etc.). 
► Infecciones en relación con dientes incluidos.
► Infecciones producidas después de traumatismos alveolodentarios o del tercio medio facial. Por supuesto que lo más frecuente es que la infección del seno maxilar esté en relación con un diente o dientes infectados.



Una infección apical puede perforar la pared del antro creando una sinusitis maxilar. El alivio de la presión y el drenaje hacia la cavidad antral puede camuflar la participación dentaria.

► Las lesiones periodontales extensas pueden alcanzar el seno maxilar a través de las furcas de los molares maxilares. A menudo estas lesiones no se detectan debido a que son asintomáticas en relación con los dientes comprometidos. 

TRATAMIENTO DE LA SINUSITIS ODONTOGÉNICA

El tratamiento consistirá en la solución del problema que afecta a los dientes causales y al tiempo sinusal propiamente dicho. Clásicamente se aconseja la extracción del diente causal lo más precozmente posible.


Nosotros creemos no obstante que debe adoptarse una actitud mucho más matizada, puesto que debe intentarse el tratamiento conservador siempre que éste sea posible. Podemos, por tanto, enfriar los problemas agudos con antibioticoterapia, punción-lavado sinusal, apertura de la cámara y, si la evolución es buena, terminaremos con el tratamiento endodóncico. 

En caso de resistencia al tratamiento conservador o de agravamiento, puede imponerse la avulsión dentaria que muchas veces puede dejar una fístula o una comunicación bucosinusal. 

En algunos casos pueden intentarse otros tipos de tratamiento conservador como, por ejemplo, la cirugía periapical, siempre y cuando exista una buena accesibilidad de la lesión periapical, o la amputación radicular (extracción de una sola raíz de un molar, por ejemplo) o la hemisección dentaria. 



No hay comentarios