PDF: Manejo farmacológico coadyuvante al tratamiento endodóntico


Durante la terapia endodóntica, el dolor, inflamación e infección son unos de los principales motivos de consulta que afronta el endodoncista.


Un desbridamiento inadecuado, sobreinstrumentación, presencia de conductos radiculares no tratados, la existencia de contactos prematuros, una restauración provisional mal adaptada o factores locales propios del paciente son algunas de las causas que podrían originar sintomatología dolorosa y/o infecciosa.



El control de estos signos y síntomas pueden ser tratados mediante la acción de procedimientos locales, medicación local o tópica, y coadyudantes farmacológicos tales como analgésicos y/o antibióticos para el control de las infecciones odontogénicas.


El uso de fármacos en Endodoncia es un tema importante y controversial. Algunas escuelas promueven el uso de sólo medicación tópica, otras escuelas justifican la medicación sistémica e incluso existen las cuales no indican ni medicación sistémica ni tópica.


Para toda prescripción de un fármaco se debe evaluar completamente al paciente, teniendo en cuenta su historia clínica médica general y estomatológica donde se observará sus signos y síntomas, lo que nos permitirá arribar al origen del dolor e inflamación y por lo tanto a la farmacoterapia adecuada. 

Hay diferencia en la farmacoterapia para el dolor e inflamación por un trauma, infección o neuralgia.

(Amazon)

Como endodoncistas nos enfrentamos a diferentes casos de pulpitis irreversibles, necrosis pulpares e infecciones, por ello el objetivo de nuestro tratamiento endodóntico es el de eliminar el factor etiológico (la causa) del dolor e inflamación, basándonos en desinfección, conformación y sellado de los conductos radiculares.








Dentística