Hipertensión y la Salud Bucal


La Hipertensión es una elevación anómala de la presión arterial que, si es crónica y no se trata, se asocia con una morbilidad y mortalidad significativas.





La Hipertensión puede permanecer asintomática durante un largo período, pero, con el tiempo produce lesiones, que condicionan síntomas, en diversos órganos como, los riñones, el corazón, el cerebro y ojos.

Se considera una presión arterial diastólica de 90 mmHg o superior mantenida como anormal, al igual que una presión arterial sistólica de 140 mmHg o superior.

► Leer también: HIPERTENSIÓN: Manejo Odontológico del Paciente Hipertenso

El Odontólogo puede desempeñar un papel importante en la detección de la hipertensión y en la monitorización de su control. Si un paciente no conoce su situación, el odontólogo puede ser el primero en detectar una elevación de la presión arterial, síntomas de patología hipertensiva o ambos.

El Diagnóstico de Hipertensión y las decisiones terapéuticas dependerán del médico, sin embargo, el odontólogo puede y debe hacer determinaciones y remitir a los pacientes con cifras anómalas.

Paciente Dental con Hipertensión
Sobre estos tipos de pacientes, cabe hacer algunas consideraciones terapéuticas importantes, referentes a la identificación, la monitorización, la reducción del estrés y la ansiedad, la prevención de interacciones farmacológicas, la detección y tratamiento de los efectos secundarios farmacológicos, como la hipotensión ortostática, y el tratamiento de los efectos de los fármacos sobre los tejidos bucales.

Problemas potenciales relacionados con el tratamiento dental
  • El estrés y la ansiedad relacionados con la visita dental pueden ser causa de un aumento de la presión arterial, angina, infarto de miocardio o accidente cardiovascular
  • Los pacientes tratados con agentes antihipertensivos pueden sentir náuseas o quedarse hipotensos o incluso desarrollar hipotensión postural
  • El excesivo empleo de vasopresores puede causar una elevación significativa de la presión arterial
  • La medicación sedante empleada en los pacientes que toman ciertos antihipertensivos puede ocasionar episodios de hipotensión.
Prevención de las complicaciones
  • Detección y envío de pacientes con una elevación significativa de la presión arterial a una evaluación médica y tratamiento. Retrase el tratamiento dental y remita al paciente a un médico
  • En pacientes tratados con agentes hipertensivos reduzca el estrés y la ansiedad de la visita dental como premedicación, citas a corto plazo y un ambiente distendido por parte del odontólogo y el personal, deje al paciente que cuente sus miedos y los problemas que le crea la visita al odontólogo, se puede emplear óxido nitroso, pero se debe evitar la hipoxia
  • Si el paciente está muy estresado, finalice la visita
  • Evite la hipotensión ortostática mdiante cambios lentos en la posición del sillón y aguantando al paciente cuando salga del sillón
  • Evite el reflejo estimulante del vómito
  • Seleccione la medicación y dosis sedantes con cautela
  • Utilice anestésicos locales juiciosamente con la mínima concentración de vasopresor (adrenalina 0,036mg, levonordefrina 0,20mg), aspire antes de inyectar y hágalo lentamente
  • No emplee material de relleno gingival que contenga adrenalina
  • Reduzca la dosis de barbitúricos y de otros sedantes cuyas acciones pueden verse aumentadas por el empleo de agentes antihipertensivos
Complicaciones orales
  • Xerostomía secundaria a los diuréticos y otros medicamentos antihipertensivos
  • Los diuréticos mercuriales pueden causar úlceras orales o estomatitis
  • Con las tiazidas, metildopa, propanolol y labetalol pueden verse reacciones liquenoides
  • La reacción lupoide se ve rara vez con la hidralazina
Aplique las recomendaciones básicas de tratamiento en los casos urgentes necesarios.

Un aporte del equipo editor Odontología Virtual

Bibliografía recomendada
* Tratamiento Odontológico del paciente bajo tratamiento médico. James W. Little, Donald A. Falace, Craig S. Miller, Nelson L. Rhodus