PDF: Enfermedad del Beso (Mononucleosis Infecciosa) - Virus Epstein-Barr


La mononucleosis infecciosa es una enfermedad viral que afecta ciertos glóbulos rojos. Es causada por el virus Epstein-Barr (VEB), miembro de la familia del virus del herpes.


La mayoría de los casos ocurren esporádicamente. Las epidemias no son comunes. Si bien la mayoría de las personas están expuestas al virus Epstein-Barr en algún momento de sus vidas, muy pocas desarrollan los síntomas de la mononucleosis infecciosa.



En los países subdesarrollados, las personas se ven expuestas al virus en los primeros años de su infancia, cuando es poco probable que desarrollen síntomas evidentes.


El virus se contagia a través del contacto de persona a persona, a través de la saliva (en las manos o juguetes o a través del beso). En casos raros, se ha transmitido el virus a través de transfusión de sangre.

El VEB se ha asociado a procesos neoplásicos predominantemente en pacientes inmunosuprimidos. Tiene una alta prevalencia infectando al 90% de la población con tendencia a la cronicidad; es común en adolescentes y adultos.


Se caracteriza clínicamente por faringitis, fiebre, y linfadenopatía; serológicamente hay aparición de anticuerpos heterófilos y hematológicamente por la presencia de leucocitos mononucleares con monocitos atípicos. 

Dentro de las complicaciones se encuentran anemia hemolítica autoinmune, trombocitopenia y en casos raros síndrome hematofagocítico y ruptura esplénica. 

También puede haber alteraciones neurológicas, hepáticas, renales, cardiacas y pulmonares pudiendo llegar hasta la obstrucción de la vía área. Los pacientes con MI sólo requieren tratamiento sintomático y el uso de antibióticos debe limitarse al tratamiento de infecciones bacterianas.


El aciclovir es efectivo en el tratamiento de la leucoplasia oral vellosa; se pueden utilizar otros antivirales en la MI con adecuados resultados. El uso de esteroides es controversial. 

La vacunación puede ser útil en pacientes de alto riesgo como receptores de trasplantes, portadores de síndromes linfoproliferativos asociados al X y habitantes de áreas endémicas de linfoma de Burkitt o carcinoma nasofaríngeo.