NOTIDENTAL: Crean sensor dental que monitorea lo que comes

El implante tiene unas dimensiones de 2 milímetros por 2 milímetros y se puede adherir a la superficie de cualquier diente; permite detectar sustancias químicas y estados fisiológicos.

sensor-dental


Investigadores de la Escuela de Ingeniería de la Universidad Tufts, en Massachusetts, Estados Unidos, inventaron un implante dental que puede transmitir información sobre lo que ha estado en contacto con la boca. El minisensor se comunica a través de WiFi con un teléfono móvil y puede proporcionar datos sobre la glucosa, la sal o el nivel de alcohol.

► Leer también: Hombre visita al dentista y termina con un aneurisma en la mano

En el portal Tufts Now, que pertenece a la propia universidad, anticipan que próximamente se publicará en la revista Advanced Materials un artículo en el que los investigadores darán su punto de vista de las futuras aplicaciones que podría tener el implante dental, como la detección de sustancias químicas o estados fisiológicos.

Los dispositivos creados anteriormente para monitorear la dieta sufrían de diversas limitaciones al contener una tecnología más desfasada, ya que eran aparatos muy molestos, demasiado grandes o que había que reemplazar muy a menudo. Estos investigadores lograron crear un minichip que no es molesto y que vale para todas las personas.

El sensor tiene unas dimensiones de 2 milímetros por 2 milímetros y se puede adherir a la superficie de cualquier diente. Está formado por tres capas: una capa central, 'bioreactiva', que se encarga de absorber los nutrientes o químicos que haya en la boca; y dos capas externas que consisten en dos anillos de oro con forma cuadrada. Las tres capas funcionan juntas como una pequeña antena que recoge y transmite ondas en el espectro electromagnético.

Las ondas que crea el implante dental son diferentes dependiendo de las sustancias que el sensor absorba. De esta manera, los nutrientes pueden ser detectados y analizados, como se explica en la nota publicada.

Uno de los autores de esta tecnología, Fiorenzo Omenetto, explica que pueden modificar la capa 'bioreactiva' de los sensores para detectar otros químicos. "Sólo estamos limitados por nuestra creatividad", indica.

El profesor de ingeniería en Tufts, Frank C., señala, asimismo, que han extendido la tecnología común de identificación por radiofrecuencia a un sensor que puede leer y transmitir información sobre su entorno, "ya sea estando adherido a un diente, a la piel, o cualquier superficie".

Fuente: Milenio