PDF: Manejo de la Halitosis


La halitosis se refiere al olor desagradable que se origina en la cavidad oral y que se hace patente con la respiración. El termino deriva de la palabra latina halitus, que significa aliento. Como norma general por halitosis se entiende “mal aliento”.



Se debe de realizar encuesta dietética, de fármacos que esté tomando el paciente (Tabla 1) e historia dental, evaluando el grado de higiene bucal. Es importante preguntar a los familiares si la halitosis ha sido percibida por alguien más (para diferenciar verdadera halitosis de halitosis imaginaria, puesto que en el momento de la consulta puede no estar presente). 


En adolescentes pueden aumentar los problemas de pseudohalitosis y halitofobia. Es importante registrar en la anamnesis la aparición de otros síntomas que pudiesen orientarnos a alguna patología sistémica (Tabla 1.1).

El primer paso de la exploración física será confirmar la presencia de halitosis. La evaluación por el examinador se considera el mejor modo de diagnóstico en la consulta. Idealmente, el paciente no debería haber comido, bebido, masticado o cepillado los dientes en las tres horas previas a la cita. Ya que el tratamiento con antibióticos por cualquier causa puede atenuar la halitosis, debería de posponerse el diagnóstico hasta pasado un mes del tratamiento.

Hay que examinar el olor de aire exhalado de la boca y de la nariz, y compararlos. Para evaluar el olor, se coloca la nariz del examinador a 10 cm de la cavidad oral del paciente después de que haya aguantado la respiración durante 10 segundos.