PDF: 5 Manifestaciones Orales del comportamiento alimentario: anorexia nerviosa y bulimia nerviosa


El efecto de la bulimia nerviosa y la anorexia nerviosa sobre los dientes y estructuras bucales fueron reconocidos en los años 70 por Hellstrom.


Las principales manifestaciones bucodentales en los pacientes anoréxicos y bulímicos son erosión dental, enfermedad periodontal, lesiones de tejidos blandos, sialoadenitis en glándulas salivares y xerostomía.

🔘 Suscríbase a nuestros boletines

🔘 Síganos en nuestras Redes Sociales:
► Facebook
► Youtube
► Twitter
► Instagram
► Telegram

A continuación describiremos cada una de las manifestaciones mencionadas, como un breve repaso de sus principales características. 

1. Erosión dental. La lesión dentaria de mayor prevalencia en los pacientes tanto anoréxicos como bulímicos, es la erosión dental provocada por el ácido del vómitos el cual suele tener un pH de 2. Las lesiones erosivas localizadas en la cara palatina de los dientes superiores, son el primer signo que aparece a nivel dental en estos pacientes. 

Esta localización se debe a que la lengua dirige los contenidos gástricos hacia delante durante el vómito voluntario y a que la propia lengua en su adaptación lateral protege los dientes mandibulares. En pacientes que se autoinducen el vómito, puede aparecer un signo clínico denominado signo de Rusell, que consiste en una formación cálcica en el dorso de la mano y los dedos debido a la introducción de la mano en la boca para inducir el vómito.



2. Enfermedad periodontal. Los trastornos periodontales son comunes en pacientes con trastornos del comportamiento alimentario, debido a una escasa o nula ingesta de nutrientes esenciales para el mantenimiento de de los tejidos de soporte, originando en el peor de los casos pérdida tanto de densidad ósea, como de piezas dentales y afecciones en los tejidos de soporte. 

3. Lesiones de tejidos blandos. Existe eritema a consecuencia de la irritación crónica producida por el contenido gástrico, afectándose la mucosa de revestimiento esofágica, faríngea, palatina y gingival, manifestándose con eritema y dolor (disfagia). Además, debido a las deficiencias de nutrientes y vitaminas básicas para la conservación y recambio epitelial, se produce queilosis, caracterizada por sequedad, enrojecimiento y fisuras laterales principalmente comisurales. 

Hay descritos casos de lesiones bucales como queilitis angular, candidiasis, glositis y ulceraciones de la mucosa bucal en pacientes con trastornos del comportamiento alimentario; según Milosevic estas lesiones son secundarias posiblemente a las deficiencias nutricionales frecuentes en estos pacientes.


4. Sialoadenitis en glándulas salivares principalmente parótida. Definido como enfermedad bacteriana de las glándulas salivares, no se considera un signo patognomónico de la anorexia nerviosa, aunque es frecuente encontrarlo. Se asocia con el vómito crónico, pero su causa real se desconoce. 

Fue descrito por primera vez en 1975 como componente del cuadro de anorexia nerviosa. La sialoadenitis de parótidas, y ocasionalmente submaxilar, puede ser importante en pacientes con bulimia, y a menudo se acompaña de xerostomía que se complica con ansiedad y depresión, común en estos pacientes. 

5. Xerostomía. El concepto de xerostomía implica sensación de sequedad en la mucosa bucal, generalmente como consecuencia de una disminución funcional o patológica de la producción de saliva (hiposialia). 

Se trata de un proceso que puede ser crónico o transitorio. En ocasiones puede complicarse con candidiasis bucal, caries dental y gingivitis. La xerostomía dificulta el habla y la deglución, provoca mal aliento y dificulta la higiene bucal. 



No hay comentarios