PDF: Consideraciones clínicas en la obtención de injertos óseos intraorales: Técnica quirúrgica y evaluación de las complicaciones

El injerto óseo más antiguo del que se tiene datos viene del año 1682, cuando Van Meeken trasplantó hueso del cráneo de un perro para un defecto craniano en un hombre.

injertos-oseos-intraorales



Adell y Braine fueron los primeros en estudiar el uso de injertos autógenos asociados a implantes de titanio en maxilares atróficos; Brånemark, sin embargo, describió la técnica ya en el año 1975. 

► Leer también: PERIODONCIA PDF: Restauraciones protésicas sobre dientes con soporte periodontal reducido

Después de la pérdida dentaria, se puede observar la reabsorción del reborde alveolar, especialmente en las regiones vestibulares y en relación a la altura del mismo; esta reabsorción es siempre de mayor grado en la región maxilar y también es de mayor grado en regiones posteriores, donde se mantiene el ancho óseo con más frecuencia.

Los sitios donantes de la cavidad oral más utilizados en reconstrucciones óseas son del ramo mandibular, sínfisis mandibular y tuberosidad maxilar, siendo las complicaciones más frecuentes tratadas con medidas locales y en los casos más complejos, con la ejecución de algún procedimiento quirúrgico adicional.


Artículos relacionados
PDF: Cobertura radicular múltiple por medio de aloinjerto de matriz dérmica acelular
PDF: El uso racional de la ferulización en periodoncia: Una técnica simplificada y funcional

Tráfico Semanal