PDF: Ozonoterapia: una alternativa en periodoncia. Revisión de la literatura

El ozono consta de tres átomos de oxígeno y sus usos en la medicina han sido estudiados desde hace muchos años. Dentro de la odontología, ha tenido efectos positivos.

ozonoterapia


La aplicación del ozono en cualesquiera de sus presentaciones (gas, aceite o líquido) resulta de gran efectividad sobre bacterias con bajo o alto grado de patogenicidad, disminuyendo su número y capacidad reproductiva, incluso hasta lograr en algunos casos la completa desaparición de las mismas, mostrando enormes beneficios tanto para el clínico como para el paciente.

En la actualidad, se considera como un posible coadyuvante dentro de la periodoncia. El potencial oxidativo del ozono es útil tanto en procesos infecciosos como en heridas por procedimientos quirúrgicos, ya que acelera el proceso fisiológico de cicatrización, con significativa disminución del dolor. Sin embargo, se debe considerar que el ozono en altas concentraciones aniquila cualquier organismo.


Introducción
El ozono, como indica su fórmula molecular, consta de 3 átomos de oxígeno y se utiliza de tres diferentes formas, puede aplicarse en forma de aceite, el cual es extraído de una planta, o de forma acuosa, como agua o líquidos ozonificados. En medicina, se usa frecuentemente en forma gaseosa infiltrándolo vía rectal como terapéutica para mialgias o padecimientos crónicos.

Los efectos biológicos del ozono han sido utilizados en medicina general desde hace muchos años para eliminar bacterias, hongos, inactivar virus y controlar hemorragias. Fue descubierto en 1840 por el químico Christian Frederick Schonbein, en la Universidad de Basilea, en Suiza, y se utilizó por primera vez en medicina en 1870, por Landler. Sin embargo, sólo hasta 1932 fue estudiado en la comunidad científica.




Artículos Relacionados

Tráfico Semanal

ANF

Get our newsletter